Adios agosto, bienvenido septiembre


goodbye summer

Disfrutando las últimas horas de agosto, el próximo mes llegará de nuevo septiembre, con él volverán las rutinas escolares, la vuelta a la academia de inglés, el segundo aniversario de la muerte de mi madre y comenzaré una nueva etapa de mi proyecto, que poco a poco va consolidándose. Atrás quedó la etapa de aceptación de mi nueva realidad, el desempleo, la fase de preparación para combatirlo, estudiar intensamente durante, junio, julio y la primera quincena de agosto, y tras ella, llegó la de reencontrarme con mi marido, con mis hijas, la de volver a ser yo misma, la de poder recuperar ese optimismo que siempre me ha ayudado a seguir adelante, que junto con mi fuerte carácter, siempre en momentos muy bajos me han ayudado a renacer de mis propias cenizas.

La etapa que ahora comienzo, será la más dura, desde el punto de vista económico, habrá que aguantar el tirón, hasta que el nuevo proyecto arranque, y empiecen a llegar los frutos, el otoño se avecina duro y lo se, soy consciente de ello, pero se que ahí arriba, hay mucha gente que me cuida y que intercederán por mí, para que todo vaya bien.

No pido mucho, solo poder seguir llevando un sueldo a casa, normalito, no pretendo grandes logros, porque los mayores logros ya los tengo, y se llaman: Ana, Lucía y Blanca, por eso no me voy a quejar, la queja es el deporte nacional, prefiero gastar mis energías, mis fuerzas en avanzar, en seguir adelante, en ser valiente, es mucho más útil y más productivo, que mirarse todo el tiempo el ombligo, porque eso, lo único que hace es que cada vez te sientas peor y te pierdas las bellas vistas del horizonte.

Condones de bienvenida


images

Esta mañana he ido a acompañar a mi hija Ana al Instituto Andaluz de Juventud, el motivo, acompañarla para que se sacara el carnet joven europeo, que puede obtener a partir de los 14 años y tiene validez hasta los 31.

La sede se encuentra en la plaza de la Candelaria, y lo primero que nos encontramos al entrar es un gran condón de más de dos metros de altura, y en el mostrador tres cestitas de mimbre, a las que Blanca y Lucía pensando que eran caramelos, se han acercado.

Gracias a Dios, siempre preguntan, antes de coger nada. Y me ha dicho Blanquita:

-Mami, ¿Qué caramelos son estos? ¿Puedo coger uno?

Cuando me he girado, y me he dado cuenta que eran tres cestas llenas de condones de colores y diseños muy monos en sus envoltorios, tanto que parecían caramelos, me he quedado nunca mejor dicho, blanca.

No hija, eso no son caramelos, y son para las personas mayores.

Evitando tener que dar más explicaciones a las dos pequeñas, que ya tendrán tiempo de ir enterándose de ciertas cosas.

Pero claro, la respuesta no quedó muy convincente a la curiosidad de Blanca, que insistió.

Pero mami, vale, es para mayores, pero porqué no puedo coger uno.

Y de nuevo, mira Blanca, eso no lo pueden utilizar los niños, son cosas para adultos.

Si mami, pero es que Ana no es un adulto, y hemos venido aquí a acompañarla para un carné, y en las oficinas como la del banco, hay caramelos.

Si Blanca, pero esto no son caramelos, cariño. Vale??

Blanca decidió callarse, porque el vale le sonó a mi madre se está enfadando, mejor me callo.

Al salir del establecimiento, me dice mi hija Ana.

Mamá, espero llegar a algo más en la vida que trabajar en un sitio donde hay un preservativo de más de dos metros decorando la pared a mi espalda.

La verdad que veo un poco excesivo lo que he me he encontrado hoy, por un lado, porque los condones no son caramelos, y por eso mismo que no son caramelos, estar expuestos así y con envoltorios que incitan a que sean cogidos no lo veo adecuado para un lugar donde van menores de edad, y luego, a nivel de seguridad, me hago la pregunta, ¿tienen en cuenta que el lugar de conservación sea idóneo? ¿la fecha de caducidad del preservativo? ¿las garantías del fabricante que les suministra? ¿O simplemente se trata de una decoración progre de mal gusto?

¿Que opináis sobre lo que me ha pasado hoy?

Guía de estudio para el examen de publicidad para móviles


portada guia publicidad moviles tictacseo

Queridos amigos:

Como aún no está lista mi web profesional, hoy voy a utilizar mi blog personal para compartir con vosotros,esta guía que he editado con todo el contenido que Google ha publicado para el estudio del examen de certificación de publicidad para móviles.

Espero que os ayude a conseguir esta certificación avanzada de Adwords, y muchísima suerte. Ya sabéis para descargarla tan sólo tenéis que pinchar en el enlace adjunto.

Guía de estudio para el examen de publicidad para móviles Adwords

El verdadero significado de conciliar


te-cuesta-trabajo-conciliar-el-sueno_698

Según el diccionario de la RAE, conciliar se define como “componer y ajustar los ánimos de quienes estaban opuestos entre sí”.

Si analizamos esta definición desde el punto de vista semántico, utilizando el diccionario de la RAE nos quedaría del siguiente modo:

Componer: Ordenar, concertar, reparar lo desordenado, descompuesto o roto.

Ajustar: Hacer y poner algo de modo que case y venga justo con otra cosa.

Ánimo: Valor, esfuerzo, energía.

Opuesto: Dicho de una persona: Que constantemente desafía a otra de mayor tamaño o fortaleza.

En definitiva, para conciliar hay que tener valor, realizar mucho esfuerzo y gastar mucha energía, que es lo necesario cuando constantemente las mujeres tenemos que estar desafiando a nuestras circunstancias para trabajar fuera y dentro del hogar.

Por no hablar de componer, que gran palabra, componer para reparar lo roto, o lo que no funciona del todo bien, o para reorganizar el desorden, y claro muchas veces para hacer todo eso, hay que empezar por nosotras mismas, y es en esos momentos, cuando necesitamos el ánimo suficiente para seguir adelante, para poder luchar con esa gran oposición, y es ahí, en ese preciso instante cuando escuchar la palabra conciliación de la boca de un politicucho, te provoca ira, rabia, y esa sensación de decir, a ti te daba yo mi vida cariño, que fácil es hablar cuando los toros se ven desde presidencia, y es imposible que te empitonen, cuando sientes que tus pies no tocan el suelo.

Y claro está, cuando recurres a sus programas a sus ideas, te das cuenta, que lo único que tienen para ofrecerte es un subsido, ¿y para qué quiero yo un subsidio?

Aún recuerdo a aquéllas monjas misioneras que nos visitaban en el colegio, y que siempre ponían el ejemplo de aquella caña para pescar, no de dar el pescado ya listo para cocinar. Y en este país, nos hemos acostumbrado a la cartilla de racionamiento del subsidio, no a que nos ayuden a fabricar nuestra propia caña, o que nos enseñen a manejarla.

Para los que queremos aprender a pescar no hay nada, no estamos en sus programas. Para las madres que decidimos apostar por la vida, y traer hijos al mundo, no hay ayudas, ahora di que quieres abortar, todo son facilidades, da lo mismo, si los órganos de tu futuro hijo no nacido, serán vendidos a otras personas y serás encima usada como un eslabón de la maquinaria cruel del dinero, da lo mismo.

Una sociedad que no apoya a la mujer por su condición maternal, que no apoya a la familia, como unidad más importante del tejido de desarrollo personal, es una sociedad putrefacta. En la que por desgracia nos ha tocado vivir y sobrevivir en ella.

Mientras, yo seguiré intentando conciliar:

  1. Intentando conciliar el sueño cuando los problemas no me dejan dormir.
  2. Intentando conciliar mi carácter cuando no tengo ganas de nada, o me sale una mala contestación pero tengo que dar ejemplo, porque soy madre.
  3. Intentando conciliar una sonrisa cuando lo que se me apetece es llorar.
  4. Intentado conciliar mis necesidades, dejándolas siempre para el final, para cubrir las de los que me necesitan.
  5. Intentando conciliar a mi familia con un nuevo proyecto.
  6. Intentando conciliar mi miedo para que no me acobarde y me haga fracasar.

En definitiva conciliándome a mi misma, e intentando aprender lo suficiente para llevar a buen puerto lo que más quiero en el mundo a mi familia.

No quiero subsidios, quiero trabajar


17img1

Esta mañana he llamado al IAM (Instituto Andaluz de la Mujer), tras descolgarse el teléfono, una voz femenina al otro lado, buenos días, en que puedo ayudarle.

Yo: Buenos días, mi nombre es Ana María y quiero montar mi proyecto como autónomo, tengo 42 años, y soy madre de familia numerosa, ¿existe algún tipo de ayuda para mí?

IAM: Lo sentimos mucho Ana María, ¿es usted víctima de violencia de género?

Le respondo, “No”, pero soy madre de familia numerosa.

Ya la entiendo, pero solo podemos ayudar a las mujeres víctimas de género.

Entonces, en mi caso, que soy madre de familia numerosa que quiere emprender para salir del paro, ¿no hay nada?

Para emprender no señora, pero si tenemos subsidios.

¿Subsidios? ¿Y para que quiero yo un subsidio? Yo quiero trabajar, y creo que un subsidio no me va a ayudar a encontrar empleo. ¿No tienen otra cosa?

Que va señora, lo sentimos mucho.

Muchas gracias por todo, buenos días.

Buenos días.

Asfixiada por las suscripciones a las Newsletter


suscribete a nuestra newsletter

Ahora que ando creando mi web, ando fijándome más en eso de la experiencia del usuario en el sitio web. Y tengo que reconocer públicamente que me siento asfixiada y hostigada por los banners flotantes de suscripción por mail o a una newsletter mensual.

Vamos a ver, no es la primera vez que tras pinchar en un enlace con un título super atractivo, lo que me encuentro es un artículo pobre, escueto, y que hace que mis expectativas sobre su lectura caigan del más alto firmamento a lo más profundo de la Tierra. Pero eso no es lo peor, cuando no he leído ni medio artículo, ahí está, la dichosa ventanita, suscríbete, suscríbete.

¿De verdad pensamos que avasallando a los lectores de nuestra web vamos a generar más Engagement? ¿En serio?

Creo que debería haber otras fórmulas para ofrecer la suscripción a un usuario, como por ejemplo una lista de remarketing, de forma, que cuando el usuario vuelva por segunda vez a nuestra web se le ofrezca, por lo menos, dejemos pasar un corto paréntesis para ofrecerle el secreto mejor guardado de la fórmula secreta del éxito en internet. Pero en el segundo cero, lo veo demasiado pronto, demasiado precipitado y demasiado intrusivo.

Y vosotros, ¿Qué opináis? ¿Os agobian los banners de Newsletter o suscripción por mailing desde el primer instante?