Más feliz que una perdiz


Gracias-Dios-mio

Pues eso, que hoy estoy más feliz que una perdiz, solucionado el problema que tanto estaba trayendo de cabeza a Ana. Y tras enterarme de que Juanjillo ha entrado en el bachillerato artístico en el centro que quería, el jueves no ha ido nada mal.

Siempre he pensado que quien se esfuerza, consigue que la suerte se ponga de su lado, y los dos se lo merecen.

Seguimos navegando, buenas tardes.

El proyecto de PODEMOS en Cádiz: “Echar a Teófila”


Jamás me he escondido, ni he negado mis ideas, ni mis pensamientos, ni mis defectos y virtudes, y ahora toca dar la cara. Me da igual que me llamen estómago agradecido, pepera, facha, que me quieran remover mi conciencia diciendo que defiendo a un partido abortista, como también me dijeron hace poco, sinceramente me da igual.

Pero esta noticia, “Podemos pactaría con el PSOE para echar de la alcaldía a Teófila Martínez”,que ayer saltaba a la palestra me ha indignado tanto que voy a hablar, pero no como la Ana Ros que desde los 16 años simpatiza por el Partido Popular y que últimamente ha estado muy crítica con su opción de voto, por temas que todos conocemos, ni como una mujer de ideas conservadoras. No hoy voy a hablaros como una mujer que opina de otra mujer, Teófila Martínez.

Para mí Teófila siempre, y digo siempre, ha sido un ejemplo a seguir, una mujer valiente, incansable, trabajadora, luchadora, con un carácter fuerte no cabe duda, pero a la vez muy humana. Desde que llegó a Cádiz en 1995 la ciudad se ha transformado a pesar de tener que aguantar los navajazos y zancadillas que desde los gobiernos (autonómicos, diputación y central) le han ido poniendo en su camino a la rubia de Santander.

Gracias a su gestión Cádiz ya no está dividido en dos, gracias a su gestión la ciudad vuelve a ser una Tacita de Plata y no una taza del wáter llena de mierda como la tenía Carlos Díaz, cuando pasear por Cádiz era algo como ir en un campo de minas sorteando heces de canes, pero además gracias a ella, han llegado eventos a la ciudad que nos han hecho estar en la palestra, se han desarrollado acciones para proteger a las mujeres, ayudarlas, proteger a las familias, potenciar el deporte en los escolares, reducir el absentismo escolar, se ha promocionado el asociacionismo en la ciudad, se escucha a los vecinos, los responsables de distritos trasladan sus programas, y sus concejales están disponibles las 24 horas del día, porque el paso Teófila, es difícil de seguir, y saben que si la jefa llama, hay que atender de inmediato, no sin olvidar que habrá que dar explicaciones.

Cádiz tiene una alcaldesa que si llega de una avión y encuentra un contenedor tirado en una calle al entrar en Cádiz, no mira que sean las 5 de la mañana, sino que inmediatamente llama al concejal del área a decirle que hay que solucionar ese problema, Cádiz tiene una alcaldesa que cuando aún no ha salido el sol, ya está en su despacho trabajando, Cádiz tiene una mujer liderándola que tiene toda su materia gris puesta en una gran ilusión hacer de la ciudad una urbe competitiva.

Esa es mi Teo, señores, una mujer que lo da todo por la Tacita de Plata, que siempre está mirando más allá, e intentando sacar partido a todo lo posible por mejorar a una pequeña ciudad con más de 3000 euros de historia, para que esté ahí en la palestra.

Pero Teófila no es Dios, es humana, y el tema del trabajo que se le echa en cara injustamente, os puedo asegurar que si de ella dependiera en la Tacita, ya estaría solucionado.

Y mientras salen por ahí un sinfín de personajillos que solo tienen un fin, agitar, agitar y agitar calumniando, bajo ese refrán calumnia que algo queda, no voy a permitir que 20 años de esfuerzos, de días complicados, de ilusiones, de proyectos, ahora se tiren al traste y quede en la retina la imagen de una mujer impasible y fría, cuando no lo es. No digo que en 20 años, además de muchísimos aciertos, no haya habido errores, sería imposible asumir una gestión de 20 años sin errores, pero de ahí a que unos alborotadores con la flauta de Hamelín digan que hay que echar a la alcaldesa de Cádiz, mire usted por ahí no paso. Para que ustedes tengan credibilidad, les hago una pregunta: ¿Por qué no se han levantado así para echar al PSOE de Andalucía? Si a ese PSOE al que ahora han declarado que apoyarían “con condiciones” en la Junta, y que también apoyarían “para echar a Teófila”, como si esta mujer fuera una delincuente, o una mala persona, cuando lo que ha hecho toda su vida de Dios es trabajar por la ciudad de Cádiz.

Pero sinceramente, no se de que me extraño, hace 2017 años, cuando se le preguntó al pueblo ¿Qué queréis a Jesús o a Barrabás? Todos olvidaron los milagros y las buenas obras de Jesucristo, y prefirieron condenar a Jesús en lugar de a Barrabás.

Y ahora nada, la polémica está servida, pueden entrar a dejar comentarios, opiniones, llamadme lo que queráis, que yo me acabo de quedar más a gusto que un cochino en un charco, porque he hecho lo que creo que tenía que hacer, defender el honor de una mujer que es un ejemplo a seguir por muchísimas mujeres, eso sí, a los que creáis que tengo razón, os animo a compartir este post en las redes sociales, para que los de PODEMOS y esos agitadores del PSOE vean que nuestra rubia, la que lo ha dado todo por nosotros, también tiene mucha gente que la apoya.

Enlace a la noticia que os he comentado: http://ow.ly/KV7h8

Que tengáis un buen sábado

El PSOE y la palabra oportunidad: Reflexión tras una jornada electoral


repercusiones-elecciones

Hasta antes de que llegara el día 22, esperaba lo que sucedió que el PSOE fuera la lista más votada, pero cuando llegó el domingo y vi la participación, me preocupé, y dije, uff, ganan los de PODEMOS, la participación está subiendo mucho. A la hora del almuerzo, mientras comía con mi hija Ana comentábamos este tema, y poco a poco, se fue desarrollando la jornada.

En el colegio electoral que estuve, debido a la sustitución de un interventor que sufrió un ictus, me encargué de dos mesas, en ambas ganaba PODEMOS, y así, salí de camino a la sede del partido con mis dos carpetas y pensando en una Andalucía llena de raftas a partir del lunes, pero al llegar a la sede, y ver el televisor, mis ojos no daban crédito, ¿El PSOE? Como diría Anita, i don’t believe it. Pero sí era el PSOE que partiendo de 52% se fue deshinchando hasta el 47% a medida que se iban volcando datos.

Con esa sensación de las últimas fases de votos de Eurovisión, esperaba que el PP aumentara mientras el PSOE iba bajando pero no ha sido así. De repente, el teléfono, mi hija, mamá que, ¿te acuerdas de lo que te dije? Y le contesto, el qué cariño.

Lo de las oportunidades, al PSOE ya se le han dado 8 oportunidades en Andalucía, pero claro ellos lo venden todo muy bien, porque han hecho suya la palabra “Oportunidad”, y si no mira las becas oportunidad, becas segunda oportunidad, la tierra de las oportunidades, ¿te das cuenta? Nos han vendido la palabra oportunidad como algo bueno que les permite que los andaluces sigamos dándoles oportunidades.

Que tu hija con 14 años te diga eso, te deja perpleja…, pero a pesar de todo, hay que respetar la decisión de una mayoría que no coincide con la mía…

Contando las horas


urna-644x362

¿Continuidad o cambio? Eso es lo que me pregunto yo en estos momentos. ¿El lunes habrá nuevo gobierno o seguiremos con más de lo mismo? Espero un cambio, lo necesitamos, pero no un cambio en manos de radicales, sino en mano de gente que de verdad quiera comprometerse con mi tierra, ya está bien, que desde esa crisis que tuvimos allá por 1856, en la que la industria andaluza jamás se recuperaría, tal y como dice el libro de Sociales de Juanjo, que está en cuarto de ESO, y que al leerlo me dio que pensar. Son casi doscientos años sin salir del pozo, primero en manos de unos caciques, despúes en manos de unos que llamados obreros y españoles, resultados ser caciques disfrazados de progres con chaquetas de pana. Espero que se vayan ya de una maldita vez los caciques de mi tierra, y no entren otros nuevos con ideas revolucionarias que hagan de esta tierra tan amoratada a golpes, un nuevo cortijo bajo las siglas de lo que ellos llaman izquierda.

Ojalá las cosas cambien, pero que no cambien para peor, sino para mejor. Esta noche la suerte estará echada.

Carta a mi hija adolescente


sueños

La entrada de hoy quiero dedicarla a mi hija Ana.

Hola gordita.

No hace falta que te diga lo orgullosa que estoy de ti y lo que te quiero, pues intento decírtelo cada día y en cada momento, al igual que a tus hermanas.

Aunque no te lo creas eres una persona muy, muy fuerte, con grandes capacidades, ojalá cuando yo tenía tu edad me hubiera parecido en un ápice a ti, cuando te miro siempre pienso, ¿Cómo ha podido salir de mi?

Quizás como Dios sabía que abuela se quedó con las ganas de una hija ejemplar a su imagen y semejanza, y ya que le salió la cabra loca esta que suscribe, decidió mandarle una nieta. No me cabe duda, que desde ahí arriba, cada día esboza una sonrisa de ojos brillantes cuando te ve.

Eres dispuesta, responsable, trabajadora, constante, exigente contigo misma, cariñosa, reservada, sincera, valiente, pero tienes un problema que has de corregirte, no te puedes hundir ante la injusticia.

La injusticia es algo que nos duele a todo, y que a todos nos afecta, que nadie te engañe y te diga que anda mujer no pasa nada, porque eso solo lo dicen cuando se refieren a los demás los problemas, pero cuando la muela tienen que sacársela ellos, entonces son los más desdichados del mundo, aunque días antes te hubieran dicho a ti que tu problema no lo era tal y no tenía importancia.

Tus problemas son tuyos y tienen importancia, claro que la tienen, todo lo que nos aparta de ser felices es un problema, a veces esos problemas aparecen en nuestras vidas y otras veces, esos problemas nos los encontramos nosotros. Pero hay una cosa clara, ante los problemas hay que plantar un par de “bowlings” bien plantados y salir hacia adelante, y en eso de problemas te puede tu madre dar lecciones, es lo que tiene ser hiperactiva, inconstante y deslenguada, que te ganas muchos muchos problemas, yo he tenido que aprender a ser como tu para evitarme problemas, y ser más tranquila, más constante y callarme más. Y tú, vas a tener que aprender a ser un poquito como yo, no en lo de ser un toro bravo, y arremeter al capote, no para eso mejor como eres, que te va a ir la vida mucho mejor que a mi, me refiero en ser arrojada ante las situaciones difíciles. Los pasos son simples:

  1. Fase de mirarse el ombligo, que penita me doy, es injusto lo que me ha pasado, etc, etc. Esa fase, que nadie te engañe Ana, la pasamos todos, pero no nos podemos quedar en esa fase, porque entonces nos cargaremos de negatividad y con negatividad es imposible vivir, porque la negatividad te come y te hace incapaz y vulnerable, así que hay que pasar a la fase dos.
  2. ¿Por qué me ha pasado? Encuentra el motivo por el que te ha pasado, un mal entendido, una antipatía personal (recuerda que a todo el mundo no le podemos caer bien, y que no todos van a valorar nuestro trabajo y esfuerzo), ha sido culpa mía, e incluso habrá ocasiones, en las que por más que busques no encontrarás ese motivo, porque no habrá un motivo inteligible. Quince años me he tirado yo buscando el motivo de porqué se murió tu hermana en el parto aquel 28 de febrero, así que fíjate si se de lo que te hablo.
  3. Si has encontrado el motivo,  intenta darle solución, si no tiene solución, pues ya sabes a otra cosa mariposa, que la vida son dos días y hay que seguir en esta bola que gira llamada mundo.
  4. Pero sobre todo recuerda, obstáculos te vas a encontrar muchos, muchísimos, al igual que recuerda también quien más reluce es quién más se nota, así que cuando se brilla otras personas intentan tapar ese brillo, por un gran mal endémico de la humanidad, la envidia, y ahí nada mejor que las palabras de tu abuelo Gerardo, siempre es mejor que te tengan envidia que te tengan lástima. Así que actúa según tus valores, según tu conciencia y según tu sensatez, de forma que te acuestes orgullosa de ti misma, porque cuando hagas examen de conciencia, aquí ya sabes que te tienes que acordar de abuela Mariquita, tu conciencia esté en paz. Porque una pena te puede quitar un rato el sueño, pero la falta de conciencia puede hacerte que estés en tensión toda la vida.
  5. Así que mi niña, recuerda, eres fuerte, solo tienes que creértelo, una chica que desde los once años ha estado al cuidado de sus hermanas, que ayuda en casa, que es responsable, que estudia, que tiene valores, que no le gusta faltar al respeto a nadie, que acepta a todo el mundo según su condición, es porque es una persona equilibrada y bien construida mentalmente y sentimentalmente.
  6. Y siéntete orgullosa de ti misma, cuando te sientas cansada, desfallecida, piensa en todo lo que has recorrido, en todo lo que ya has sido capaz de hacer con tan solo catorce añitos, y después mira hacia adelante, y piensa en tu sueño. Piensa en campañas publicitarias, piensa en videos, en imágenes, en esbozos de dibujo, y piensa que dentro de muy poco, cuándo menos te lo imagines, estaremos viendo seguro alguno de tus trabajos por internet o por televisión quien sabe.
  7. Eres una campeona y estoy muy orgullosísima de ti, nunca lo olvide, además no estás sola, aquí está tu madre, y tu padre, y tus hermanas y ese pedazo de amigo especial que sabe como nadie sacarte la mejor de las sonrisas y consolarte con esos abrazos de oso como nadie. Así que quien dijo miedo, ¡Vamos a echar a andar que cada día que pasa es un día menos para dejar de aguantar algunas situaciones que no podemos cambiar, y es un día más y una oportunidad para hacer esas cosas que de verdad nos gustan y nos importan!
  8. Te quiero mi vida, nunca, nunca, nunca lo olvides, y tu a lo que te toca, a ser feliz, muy feliz.

Together we make dreams come true


consigue tu objetivo

La unión hace la fuerza, eso es algo que tengo claro, sumando esfuerzos, ilusiones, pasito a pasito, se va caminando y las ilusiones se convierten en realidades, todo depende del tamaño y la relevancia, hay ilusiones más fáciles de hacer realidad, otras hay que dedicarles algo más de esfuerzo, y las más importantes como la de ser madre, requieren de toda una vida, y a veces no resulta suficiente.

Mi hija Ana el próximo curso, afrontará su último año de secundaria, después vendrá bachillerato y si todo va bien, a la vuelta de dos años y medio, comenzará si Dios quiere la etapa universitaria, y a mi me parece mentira, pues aún recuerdo ese primer día de colegio con tres años y su pipo de goma puesto en la boca, y como la tenía que convencer para que me lo diera en la puerta antes de entrar. Recuerdo esa cabeza llena de rizos acaracolados y esos dos grandes ojos marrones almendrados, y su semblante serio, a punto de llorar, porque el miedo a lo desconocido es algo que siempre nos puede y tratándose de un pequeño o una pequeña, mucho más.

Desde sus comienzos, Ana siempre ha sido una alumna brillante, estudiosa, responsable, y con sus ideas muy claras, también ha sido una persona algo solitaria, reservada, pero muy cariñosa para las personas a las que quiere y conoce de verdad. Nunca ha hecho importantes travesuras, yo no le recuerdo casi ninguna, si acaso alguna rabieta gorda, porque genio siempre ha tenido, pero podemos decir que en sus casi quince años de vida, quitando sus dolores de cabeza, y el susto que nos dio al nacer, no he tenido que calentarme mucho la cabeza por ella hasta el momento, porque como dice el refrán, nunca se puede decir de este agua no beberé.

Ana es una niña muy responsable, muy colaboradora en casa, estudiosa, trabajadora, creativa, sensata, organizada, ordenada, madura, estructurada, consecuente con sus ideas, unas ideas que desde muy pequeñita siempre ha tenido muy claras, algo que siempre he admirado en ella, sobre todo sabiendo que yo he sido de las que me he curtido a base de palos y sofocones. Pero hoy no voy a hablar de mi, sino de mi niña.

Y es que el otro día me decía, mamá todos mis compañeros que sacan buenas notas van a ciencias, soy la única que va a elegir la opción de letras, pero no me lo decía como quejándose, sino como dato curioso que le producía extrañeza.

Mamá parece que solo se puede ser médico, economista, abogado o ingeniero, si con mis notas dices que quieres estudiar publicidad y marketing te miran raro, y tras eso llega la pregunta ¿Publicidad y marketing con todo sobresaliente? Hija deberías estudiar medicina o hacer una ingeniería.

Y claro, ella me dice, mamá soy rara, porque parece que tener las cosas claras con mi edad es raro. Y claro cuando encima me preguntan, ¿hay alguien en tu familia que trabaje en publicidad? Y les digo no nadie, es que a mi me gusta eso. Me gusta crear, me gusta hacer cosas que lleguen a otros, me gusta ver las caras de la gente y sus reacciones ante algo que he preparado yo, y porque ademas tengo muy claro lo que no me gusta, no me veo de médico, ni me veo de abogada, ni de economista ni de ingeniera, pero si me veo haciendo campañas, estudiando al público e intentando conectar con ellos. Me apasiona la publicidad, y entonces al escucharla no puedo evitar acordarme de mi abuelo Quiqui (el padre de mi padre), que siempre estaba hablando de la publicidad, un tema que le apasionaba, y de los anuncios, de las fórmulas novedosas y de la invención de ideas para superar las dificultades de la vida, seguro que desde ese rinconcito del cielo, sonríe a su bisnieta y le anima a que si finalmente decide estudiar para ser publicista, algún día quien sabe, cuando veamos algún anuncio en internet, en radio o televisión, o en alguna de esas pantallas urbanas, sepamos que tras eso está la mano de mi petarda.

Así que tu ni caso a lo que te digan, que en esta vida hay personas que se ponen muy nerviosas cuando ven que otras tienen sus ideas muy claras, tu a seguir adelante dando pasitos para conseguir tu sueño.

Te quiere muchísimo, mamá.

Mamá “Multitask”


multitasking-1

Esta mañana mientras desayunaba leía la prensa y me ha llamado la atención en concepto “mamá multitask”, o lo que es lo mismo mamá multitarea, pero por ninguna parte leo yo eso de “papá multitask” u hombre multitarea.

Nuestra generación ha sido experimental, si amigas experimental, y es que las que tenemos de cuarenta años hacia arriba, recibimos una educación en el colegio en la que en gimnasia se nos enseñaba a andar correctamente y con elegancia, y a tener una buena postura corporal, que pretecnología era algo en lo que te enseñaban a coser, hacer distintos tipos de puntos de bordado y a coger las dos agujas de lana para tejer, y lo más avanzado eran manualidades para decorar el hogar.

Pero también fuimos esa generación de mujeres a las que nuestras madres nos repetían sin cesar, hija estudia, hija trabaja, se independiente, no dependas de ningún hombre, depende solo de ti, eso no significa que no te cases y que no formes una familia, pero ten tu independencia. Y así crecimos las nacidas en los años setenta con una mezcla de costumbres hogareñas y con las ansias de independencia de nuestras madres que querían sentir esa libertad que muchas de ellas sacrificaron por sus familias por las que lo dieron todo.

Y ahí llegó el primer error, desde pequeñas siempre, siempre se nos animó a ser las mejores, a darlo todo, a apreciar las cosas bien hechas, el esfuerzo con una sonrisa, la dedicación a través de la constancia, y un día, nos llegó el momento, llegó el momento de zarpar del Astillero del hogar, y llegó el momento de empezar a cumplir sueños, empezar a alcanzar metas, pero nadie, nadie nos dijo que era imposible, completamente imposible ser buena en todo, sobre todo si todo recae en la misma persona.

Y esta entrada ni mucho menos quiere ser una queja, ni un lamento, todo lo contrario, para mi atrás han quedado esos malos momentos en los que he podido sentir que no podía con mi vida, en los que me sentía una mujer desastrosa, incapaz, cuando después al compararme con otras personas podía darme cuenta que siempre hay alguien por ahí peor que una, y por supuesto también mejor.

A nosotras, a las mujeres del siglo XXI, como decía la madre Feliciana en sus discursos en BUP y COU nos ha tocado dirigir una orquesta sinfónica sin estudios de música, basándonos tan solo en nuestra intuición a veces, otras en nuestra ilusión, y otras como en mi caso en la fuerza bruta, si se afinaba el violín, se desafinaba el piano, si el piano destacaba, el tenor no entraba en el momento adecuado, cuando piano y tenor se cogían, era el arpa quien llamaba la atención.

Así de se modo, y con el paso del tiempo, tras agobios gordos, noches sin dormir, que se mezclan con preciosos momentos puedo asegurar hoy que soy una mamá multitask, y que al igual que los procesos multitask tengo cuelgues, rebotes, saturaciones, falta de respuestas, y alguna que otra vez necesito una puesta a punto.

Ser mujer multitask es muy complicado, pero hay que aprender a vivir con ello, y hacerlo lo más dignamente posible, y la primera lección que saco de todo esto, es que hay que aprender a delegar, hay que entusiasmar al resto del equipo para que se involucren en el proyecto más importante de cualquier persona, la familia y la vida familiar.

Así que tras este “Reset” maravilloso que he tenido esta semana, vuelvo a la carga, con las baterías completas dispuesta a ir ganando batallas a la organización del hogar, y mi especialización profesional, para así poder tener más tiempo para lo que más quiero en este mundo, mi marido, mis hijas y mi familia.