SANTA ELENA


Santa Elena se dedicó a una afanosa búsqueda de la Santa Cruz con resultados negativos entre los cristianos que no saben dar respuesta satisfactoria a sus pesquisas. Sintiéndose frustrada, pasa a indagar entre los judíos hasta encontrar a un tal Judas que le revela el secreto rigurosamente guardado entre una facción de ellos que, para privar a los cristianos de su símbolo, decidieron arrojar a un pozo las tres cruces del Calvario y lo cegaron luego con tierra.

Las excavaciones resultaron con éxito. Aparecieron las tres cruces con gran júbilo de Elena. Sacadas a la luz, sólo resta ahora la grave dificultad de llegar a determinar aquella en la que estuvo clavado Jesús. Relatan que el obispo Demetrio tuvo la idea de organizar una procesión solemne, con toda la veneración que el asunto requería, rezando plegarias y cantando salmodias, para poner sobre las cruces descubiertas el cuerpo de una cristiana moribunda por si Dios quisiera mostrar la Vera Cruz. El milagro se produjo al ser colocada en sus parihuelas sobre la tercera de las cruces la pobre enferma que recuperó milagrosamente la salud.

Tres partes mandó hacer Elena de la Cruz. Una se trasladó a Constantinopla, otra quedó en Jerusalén y la tercera llegó a Roma donde se conserva y venera en la iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén.

Podemos decir, y afirmar que Santa Elena, buscó y encontró, y nos dejó un precioso testimonio, para los que somos más cómo aquel que tuvo que meter el dedo en la llaga.

Las cosas no ocurren por casualidad, y hoy he recibido dos llamadas, que me han puesto las pilas, y de qué forma, ¿sabéis que nombre tienen las dos personas que me han llamado?

ELENA, así se llaman las dos. La primera llamada era de Málaga, mi querida amiga Elena Baeza, que cómo una caricia y achuchón de madre, me ha llamado esta tarde, la segunda una madre del Club, Elena Pardo, las dos con un claro mensaje, no hay que desfallecer, hay que seguir adelante.

Cuando se está herida, herida del alma, cuando te sientes que no puedes más, cuando parece que no puedes con tu vida, Dios se hace persona, y en ese momento se llama Elena, o Lourdes, o María Jesús, o Arcendo, o Mamen, y es que todos somos instrumentos en manos de Dios, y hasta los médicos o los ecografistas, sabes Cris, algunas veces necesitan que les hagan ecografías, menos mal, que hay muchos ecografistas por ahí, que conocen perfectamente tu funcionamiento, y que cómo los mecánicos de mantenimiento, te ponen a punto.

GRACIAS AMIGOS.

2 comentarios en “SANTA ELENA

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s