EL TRABAJO


El trabajo santifica, eso he escuchado desde niña. Y es que cómo también he oído siempre no es bueno que el hombre (refiriendome a la raza humana, por aquello de posibles convulsivas de género) este ocioso. Y es así, lo peor del mundo es una mente ociosa, tenemos que tener nuestra rutina, y la rutina, la bendita rutina es lo que nos da la tranquilidad y nos coordina. Y si no, pensad.

Estamos deseando que lleguen las vacaciones, sin embargo, pasados unos días, aquí si que puedo decir que va en función de la persona, estamos deseando volver a trabajar, a volver a lo de siempre, y es que es ella, la dichosa rutina, la que nos organiza y nos da estabilidad. Por eso es tan importante, tener cosas que hacer. En todas las edades, es necesario una rutina.

El bebé acostumbrado al baño a la misma hora, y a sus comidas a la misma hora, un día especial, ve alterado su ciclo y se siente incómodo.

El niño o joven en edad escolar, puede estar deseando las vacaciones pero cuando se encuentra con ellas, llega un momento, que le falta algo, le falta, eso, ni más ni menos la santa rutina.

El hombre o la mujer que trabaja, cuando pierde su empleo, pierde su rutina y esto nos hace sentir más indefensos, inestables y nerviosos, y por supuesto vulnerables.

Cuando llega la edad de la jubilación, al principio, parece divertido, vas a tener tiempo para hacer muchas cosas, pero de repente echas de menos el trabajo, echas de menos los compañeros, y te das cuenta, que te has quedado en cierta forma en un segundo plano, al menos así, lo he visto yo, en casa. Al final, te adaptas a otra rutina, a la vida del jubilado, cómo le ha ocurrido a mi padre, que se entretiene con su ordenador, sus cacharros electrónicos, y su radio. Paseos por la playa, y todo ese tipo de cosas, que hacen los jubilados.

Pero si hay algo realmente malo de necesidad y doloroso, es perder la rutina por falta de trabajo, es sentirse inútil, es no poder conseguir tus objetivos, es esa incertidumbre de arrastrar a tu familia a la inestabilidad, y eso por desgracia pasa muchísimo hoy día, cada día se destruyen cientos de puestos de trabajo, y parece una gran pandemia que se extiende rápidamente por todo el país, y que nadie, tiene narices de parar, ni oposición ni gobierno, parece que todos hablan de ello, pero nadie hace nada, nada realmente efectivo. Es cómo cuando en un patio de un colegio, dos compañeros se pelean, y se agolpa la gente alrededor, pero nadie se atreve a separarles o avisar de que los separen, o cómo cuando vemos a esa parejita que discute de una forma poco común, y que el incluso la falta el respeto, o cuando vemos esos niños en la calle todo el día tirados, sin saber ni quiénes son sus padres, y por qué están ahí solos. Y es que parece que cada vez, nos volvemos más insensibles, ayer me impactaron las imágenes del profesor Neira, su estado de debilidad, su aspecto, y todo por ser un ciudadano cívico que decidió intervenir. Y por desgracia, eso es lo que hoy ocurre, si haces lo que debes de hacer, si eres cívico, si demuestras que lo de los demás te importa, en la mayoría de ocasiones, acabas como Don Quijote, de cabezazos contra los molinos de viento, y visto como el como un hidalgo loco.

Es una pena, pero es así, si eres bueno te las dan todas juntas, poco a poco este mundo se hace de los malos, y hay veces, que flaqueas y piensas que si no te irían mejor las cosas, mirando para otro lado, pero en ese momento, aparece la bendita conciencia, que por supuesto es parte de la rutina de cualquier persona que la conozca, y te dice, no te duermas, no te calles, sigue adelante, aunque tengas miedo, ese es el camino. Y te vas animando poco a poco, y te acuerdas de aquel video de San Josemaría en Pozoalbero, en el que una señora le preguntaba allá por los años setenta, Padre, ¿cómo puedo ayudar a cambiar el mundo, este mundo tan horrible, y eso que no tenía nada que ver con el de hoy? Y el Padre le contesta, si quieres cambiarlo, si de verdad quieres cambiarlo, cambia tú.

Y ahí está la punta del gran iceberg, la primera en cambiar debo ser yo, pero es que cambiar resulta tan difícil, y mira que lo intento y lo intento, pero vuelvo a equivocarme y siempre en lo mismo, a lo mejor me sale una vez bien, pero en el momento que me ilusiono vuelvo a fallar, y otra vez, parezco esa estudiante repetidora, o tripitidora, que ya ha conocido varias generaciones más pequeñas en clase, pero sigue ahí, y no aprendes, y además cada vez, todo un poco más complicado.

Pero este post, no es para dar pena, ni para que me diga nadie lo buena gente que soy o puedo llegar a ser, este post es para pensar, para reflexionar y actuar, mucha gente, por esta maldita crisis está perdiendo su rutina, su trabajo, su casa, su dignidad, lo está perdiendo todo, y eso no es justo. SOLUCIONES YA, ¿A QUE ESPERAMOS? INTENTEMOS LA ÚLTIMA REVOLUCIÓN, os dejo con esta canción de EROS y lo entenderéis.

Anuncios

2 comentarios en “EL TRABAJO

  1. Querida Inés:

    Gracias a Dios no estoy en esa tesitura, y de momento el trabajo en casa no falta, pero cada vez son más cercanos los conocidos y amigos que lo pierden, y los casos ruinosos que escucho en mi despacho, es una situación angustiosa, en la que en mi caso, poco puedo hacer, por ayudarles, que no sea rezar o invitarles un día a comer, porque mi economía tampoco permite muchos excesos, estaba muy agobiada cuando escribí este post, pues tengo varios amigos en una situación muy complicada.

    Me gusta

  2. Es dificil mantener la estabilidad cuando se pierde el trabajo.También es dificil para los que conviven con el que sufre.
    Cambiar yo para cambiar el mundo…a ver si nos ayuda en estos momentos.
    Para quienes tienen en sus manos la oportunidad de tomar las decisiones acertadas que ayuden a mejorar esta situación yo pido ,de verdad, oraciones porque no sé si a ellos se les va a ocurrir pedir luces.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s