EL AMOR CONYUGAL


Hace ya poco más de un mes, os comentaba mi preocupación por una amiga que tenía intención de separarse. Hoy os puedo decir, que parece que esa crisis se ha convertido en nubes de verano, y que han hecho las paces. La verdad que parece que el Jefe Celestial, ha escuchado mis oraciones.

El viernes pasado me llamó, y me dijo, reza ahora pa que me salga trabajo guapa, que ya lo otro lo has conseguido. Entonces me dio la noticia, llevamos ya diez días juntos, vamos a intentarlo.

El sábado cenamos en casa, una mariscada en toda regla, y el domingo pasamos el día en el PARQUE DE LOS TORUÑOS, un sitio precioso entre Puerto Real y el Puerto de Santa María, ideal para hacer senderismo, practicar actividades naúticas, bici de montaña, o simplemente pasar un día en familia.

Durante la jornada del domingo, hubo un momento que le dije a Antonio. “No podemos tardar mucho que tenemos que ir a Misa”, mi amiga me miró y me preguntó. ¿Tú vas a Misa? Le respondí, pues claro, todos los domingos.

Empezó a reir, cómo diciendo, “tía estás pirada”. Y le dije, pues sí, voy con mis hijas, ¿Y Antonio también?, me preguntó.

Le contesté, no todos pero la gran mayoría. Su cara tornó más sorpresa. Que calladito te lo tenías me respondió.

No se trata de calladito o no, se trata de bueno, tampoco hay que ir con una campanita. En ese momento, me dijo. Que a mí me parece bien, pero yo es que no me veo.

Yo le dije, pues yo lo necesito, es mi momento semanal, para reorganizarme, hacer examen de conciencia y repaso de toda la semana, ya que también está el examen de antes de acostarme, y escuchar que me dice Dios en las lecturas, por medio de la Homilia del Sacerdote.

Creer en Dios ayuda mucho, y es una pena, que muchas personas aún no lo hayan descubierto. Sirva por ejemplo, una crisis matrimonial. O acaso, ¿quién no ha tenido alguna en su vida?

Todos tenemos situaciones en las que nos tambaleamos, en las que dudamos, en las que tenemos miedo a seguir, y el entorno, suele influir de forma negativa. Muchas veces el egoísmo se apodera de nosotros, y una vocecita malvada nos dice, ¡QUE TONTA ERES, TE MERECES ALGO MEJOR!

Un marido mejor, un trabajo mejor, unos amigos mejores, una familia mejor, un tipo mejor, etc…, todas esas cosas u otras similares han pasado por nuestra mente en alguna ocasión. Pero cuando te paras, cuando de verdad te miras. Te das cuenta, de que tienes el mejor marido, la mejor familia, el mejor de los trabajos, y no digamos del tipo, siempre las hay peores y mejores por supuesto. Pero como decía mi amiga MARIA JESUS, somos únicas, y cada una de nosotras tenemos algo que nos diferencia de los demás, lo mismo ocurre con ellos, cada uno de ellos, es único e irrepetible.

Los polos opuestos se atraen, y eso está científicamente demostrado. Yo soy extrovertida, Antonio más reservado. Yo soy soñadora, Antonio más realista, yo soy zote con las manualidades domésticas (taladros, tornillos, puntillas), Antonio es un auténtico manitas, pero sin embargo, tras esas cosas, cuenta el genio, y de eso andamos los dos bien despachados, pero si algo tenemos claro, es que esta empresa GENIL-ROS, tiene que seguir creciendo, y es que en cierta forma, cuando te enteras que un amigo o amiga, está pasando una crisis seria matrimonial, miras para tu matrimonio, y una vocecita, te dice, hay que luchar, porque esto no es fácil, ya me lo dijeron, pero también me dijeron que era hermoso. Y es que el matrimonio, es un bello sueño, intercalado con pesadillas, y es que tras una pesadilla soñar algo dulce y placentero, te hace disfrutarlo aún más.

Amarse, quererse, no se basa en funcionar en la cama, no se basa en hacer una aportación económica común para los gastos mensuales, no se trata de organizar las tareas domésticas entre los dos. Amarse es mucho más que todo eso, amarse es estar ahí, cuando tu media naranja está triste, está enfadado, amarse es sentirte protegida, aunque no siempre se esté a la altura de las circunstancias, el verdadero amor, es aquel, que por muchas muestras que veas en el camino, sabes que has elegido el producto adecuado. Porque no vas a encontrar otro hombre igual, y que le quieres por encima de todo, con sus cosas buenas y con sus defectos. Hablamos claro de una relación normal, de pareja normal, y no de las aberraciones que todos conocemos, porque en esos casos el amor no existe, lo que existe es dependencia por el miedo.

Tan sólo puedo decir, que me he alegrado de todo corazón, y ahora sería bueno que se reencontraran con Dios, porque con el Padre todo es más fácil. De momento, le he hecho prometer que si en tres meses le sale trabajo, eso es porque he rezado mucho y tendrá que acompañarme a Misa durante un mes todos los domingos, jajajaja. Inma ha aceptado el trato. Tiene guasa mis ocurrencias.

Y sin más buenas madrugadas a todos, mañana disertaremos sobre Economía, pues tengo varios post enconados en la mente, que mañana ordenaré. UN BESO A TODOS Y GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE AHÍ.

Anuncios

13 comentarios en “EL AMOR CONYUGAL

  1. Querido amigo Arcendo he de reconocerte que me ha costado mucho escribir este post, pues me daba corte, de hecho borraba y escribía y tenía miedo por que no se entendiera, la verdad que no me gusta presumir, ni quiero parecer lo que no soy, pero este tema me ha afectado y necesitaba compartirlo. Un beso.

    Me gusta

  2. Querida Ana:

    Muchísimas gracias por tu enriquecedor comentario, coincidimos mucho, pues yo a lo que aspiro es a eso, a trabajar, pagar facturas, y tener tiempo para mi familia. Un beso muy fuerte.

    Me gusta

  3. Hola!
    Acabo de aterrizar en tu blog desde el de arcendo
    Rezaré por tu amiga, para que encuentre trabajo y vaya a misa contigo! 🙂 sería un buen principio para un retorno 🙂
    Que Dios te bendiga!

    Me gusta

  4. Yo tampoco voy a misa, pero elogio a la gente que va. A cada uno le gusta una cosa, como el que va todos los domingos al fútbol, o como el que cada domingo sale en bicicleta con sus hijos, o como el que cada día saca a pasear a su perro. Es algo que se hace y ya está. Tampoco hay que reírse de lo que hacen los demás.
    Saludos.

    Me gusta

  5. Pues me parece estupendo lo de tu amiga.
    Yo intento tambien ir todos los Domingos a misa, pues como bien dices, te relajas y algunas veces el cura dice cosas que te hacen ver la vida de otra manera. A mi niño y a mi niña intento siempre llevarlos y mi marido es como yo en ese sentido, cuando no teniamos hijos poco a faltado de ir conmigo.
    Ahora, cuando empiecen de nuevo la misa de los niños en mi parroquia, me llevare la guitarra y alegrare la fiesta con mis “rebuznos y trallazos guitarreros”.. bueno, en realidad no lo hago tan mal.
    Sobre lo del matrimonio, yo me case hace nueve años, tengo dos peques, uno de dos años y medio y la nena con medio año, y como tu dices, algunas veces, sobre todo a lo que se refiere a la educación de los nanos chocamos algo.. mi marido es mas severo y yo menos.. pero a pesar de todo y ante todo lo amo a toda estancia y eso esta por encima de todo. La clave esta en hablar las cosas y llegar a un acuerdo.. en fin.. lo normal.
    Gracias a Dios nunca he tenido esa crisis de pensar que los demás tienen cosas mejores que las mias, mejor marido, hijo, trabajo, casa.. ect. Yo tengo todo lo que quiero tener y no deseo cosas mejores pues para mi tengo lo mejor. Un trabajo en una tienda que se tambalea por escases de clientes (no se que puede pasar). Un segundo piso sin ascensor, pero acogedora y llena de amor. Unos niños que son los mejores del mundo (y cuando digo mejores es que son buenos los dos angelicos mios) y un marido que es un cacho de pan que me comprende, me soporta y me quiere… pues todo hay que decirlo.. yo soy algo chinche… ¿que mas puedo pedir?… pagar mis facturas y comer todos los días.. lo demás.. poquito a poco.
    Un beso!

    Me gusta

  6. Precioso, alentador y ejemplificante, me ha encantado. Tu testimonio pudo cambiar una actitud y variar el rumbo al desastre; ¡Que gran canto al amor humano!, Que soltura al hablar de tus prácticas piadosas… Me pongo a pensar en lo mucho que podemos cambiar cada uno de nosotros, si con esa naturalidad que tienes tú, hicieramos lo mismo. Yo al menos lo intento, espero que, aunque yo no lo vea, también pueda mover corazones y abrir caminos.
    Besos.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s