UN GUIÑO


Hay días en los que la vida te hace un guiño, en forma de sonrisa, evento, o de estado meteorológico.

Hoy comenzamos el día levantándonos tempranito, ayer dejé preparados unos San Jacobos caseros, nada más que para freir hoy, y una ensalada de pasta que ahora en veranito sienta tan bien. El motivo, queríamos aprovechar el día de playa y marcharnos a Conil. Fui a por el pan, y tuve que esperar diez minutos y así ya de paso me lo llevaba calentito. Al llegar a casa, las niñas seguían acostadas y Antonio empezaba a ponerse nervioso. Jolines que van a dar las diez y las niñas siguen durmiendo, así dieron las once, mientras nos afanábamos en correr recogiendo, haciendo labores y preparando el avituallamiento para la playa.

En ese instante, llegaron mi tía, mi prima y su hija Martita. Una niña monísima de un año, simpática donde las haya y que hace buenísmas ligas con Blanquita (2), estuvimos en el patio, y se lo pasaron pipa jugando en la casa de feber y tirándose por el tobogan. Al vernos con los preparativos, la visita no fue muy larga, y tal y como las despedimos comenzamos a guardar: la bolsa de la comida, la de las toallas, las dos sillas, las dos sombrillas, la bolsa de los tiestos de la playa, y la cámara de fotos. Cuando ya nos íbamos a montar, sonó el teléfono, mi padre asustado. A tu madre le ha dado una lipotimia, estoy en el Corte Inglés ( hay que decir que mi padre pasa más tiempo en el Corte Inglés que en su casa, es más cuando vamos de viaje, la primera parada es localizar el Corte Inglés y hacer allí la primera comida de la estancia, es un ritual que tiene y le encanta.

Salí y le dije a mi marido lo ocurrido, así que me acercó a Cádiz, donde me quedé. Desde aquí quiero agradecer a los profesionales del Centro Bahía de Cádiz, por el cariño y celeridad con el que resolvieron el problema, y al Servicio Médico del Corte Inglés que tan bien ha tratado a mi madre esta mañana. Tras un tentempié para recuperar fuerzas, llevé a mis padres para casa, pues mi madre no estaba en disposición de conducir. Y me fui a lo que más cerquita tenía la piscina del Club Naval, ahí he estado hasta que la han cerrado, y despues hemos ido a cenar algo con mis tíos que se marchaban mañana a Cartagena, y ahí vino el guiño. Nos han invitado a irnos al chalet y a disfrutar con las niñas una quincena, en el chalet que tienen en Chiclana, y cualquiera les decía que no, las niñas se los han comido a besos, de hecho hasta hace diez minutos escasos, he tenido a Lucía por aquí dando saltos histérica, de que va a irse al campito del tío Manolo.

Tras el sofocón de anteayer, por motivos inoportunos, hoy este pequeño guiño, este gran detallazo por parte de mis tíos, que no olvidaré. El ver las caras de felicidad de mis hijas con la noticia, no tiene precio, para todo lo demás, pues a coger fuerzas que la vida es dura. De todas formas, y gracias a la tecnología seguiré conectada con mi super modem router de movistar.

Besitos a todos, y mañana os escribiré desde Chiclana.

Buenas Madrugadas.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s