El hada Matutina


Últimamente vienen muchos recuerdos a mi cabeza debido al problema que ayer os comentaba que tengo en casa con mi madre. Y no he podido evitar acordarme muchísimo de mi Abuelo Quiqui, y de mi niñez. El motivo es que mi abuelo era una persona mágica capaz de transportarte a un mundo de fantasía donde la realidad se convertía en sueños llenos de hadas y princesas que al final acababan dandote un mensaje instructor.

Recuerdo la primera vez que escuché hablar del “Hada Matutina”, tendría unos tres años y hacía poco tiempo que me habían diagnosticado epilepsia infantil que junto a mi hiperactividad me hacía ser una niña incansable y muy, muy movidita. Estábamos en el momento de la sobremesa en casa de mis abuelos y no había quien me hiciera dormir la siesta, y comenzó a contarme la historia.

Ahora de mayor veo como mi abuelo me describía a mí en esa hada princesa de la que me hablaba, ese hada mágica que cada vez que dormía la siesta o me portaba bien acudía con un regalo todo un sueño de fantasía para una pequeñaja como entonces yo lo era.

También me he acordado de la canción de los sugus que me cantaba:

¡Por andar agachadito,

mira lo que me encontré,

un caramelo suguito,

liadito en un papel,

en un papel, en un papel!

Y así mi abuelo tiraba caramelos debajo de los muebles y después me llamaba haciéndose el encontradizo y yo me lo pasaba pipa buscando los caramelos suguitos, creo que en cierta forma el ha tenido mucho que ver en muchos aspectos de mi forma de ser, y en mi forma de educar a mis hijas.

Le recuerdo tocando la zambomba cuando llegaba la navidad, esa zambomba que guardaba con tanto cuidado en la despensa que había en el comedor de su céntrica casa, o cuando me hacía música con las llaves soplandolas como si fueran un silbato, por supuesto me refiero a las llaves antiguas, ahora de esas casi no se ven y con las nuevas es complicadísimo por no decir imposible usarlas de silbato.

Muchos recuerdos en estos días en los que intento no pensar en lo que viene, en los que intento mantener la calma, ser fuerte, estar animada y dar lo mejor de mí. Días en los que no puedo dejar de pensar en mi madre y en las interferencias que siempre ha habido entre nosotras, quizás por tener dos maneras tan opuestas de ver la vida, aunque claro, también muy parecidas sobre todo en la esencia y en lo profundo. Diferencias más bien de carácter en las que yo siempre he sido la que ha dicho lo que ha pensado y ella la que ha pensado pero no lo ha dicho. Ella me ha reprochado siempre que hay que pensar las cosas antes de decirlas sobre todo debido a mi impulsividad, y le doy la razón en algunos aspectos, en otros sigo pensando que más vale una colorá que un ciento amarilla. Sin embargo hoy pienso en ella y creo que ahora le ha llegado el momento de decir lo que piensa, de no callarse, de no sufrir más en silencio su dolor, la carga compartida es menos pesada y para eso estamos todos ahí. Esta maldita enfermedad si algo tiene bueno es que te enseña a disfrutar el momento, porque no sabes si esa persona que es lo que más quieres en el mundo la vas a seguir teniendo mañana aquí contigo e intentas sacar el máximo jugo y estrechar el contacto. Una pena que muchas veces hagan falta estas cosas para darnos cuenta de lo que tenemos y lo valioso que es, no digo con esto que me haya dado cuenta ahora, ni mucho menos, hace tiempo que aprendí a valorar a mi madre, a admirarla y a quererla, y saberme callar para no hacer daño cuando no estaba de acuerdo con sus ideas.  Ahora me siento como aquella niña que intenta tener la fantasía de que todo va a salir bien, de que esto va a ser un bache en el camino que se va a superar, pero mi parte adulta también me dice que me prepare para lo peor, habrá que esperar y esperar en Dios, porque en nuestra fuerza es imposible.

Buenas Madrugadas.

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s