¿Quién se ha llevado mi queso?


Desde hace algo más de una semana no paro de pensar en este libro, ¿Quién se ha llevado mi queso? y no voy a negar que voy a llamar a la amiga a la que se lo presté hace tres años y se lo voy a pedir para volverlo a releer.

No os creais que me han hecho alguna faenila, ni tampoco, gracias a Dios me he quedado sin trabajo, de momento como diría Julio Iglesias “La Vida sigue Igual”, aunque a mí me gusta más la de Sergio Dalma “La vida empieza hoy” .

El otro día salían las lamentables cifras de paro que no nos han cogido por sorpresa porque incluso para los más despistados ya se encargó el actual gobierno de lanzar la indirecta directa que iban a ser muy malas.

Estar informado es un sufrimiento continuo, es más, cada vez tengo más claro que el ignorante es el que menos sufre, quizás por eso mucha gente prefiera ver culebrones y programas del corazón, porque de esa forma crean su pequeña cúpula de aislamiento de la lluvia ácida de malas noticias que recibimos a diario que comienza a acostumbrarnos a todos a las desgracias como si fuera algo habitual, desempleo, cierres de empresas, falta de crédito, familias en la calle, una sanidad colapsada e incapaz de mantenerse, una educación que no es capaz de formar a nuestros jóvenes, una pérdida total de valores y un largo etc, vamos para hacer como el avestruz y esconder la cabeza bajo la tierra, eso sí, tiene sus peligros pues te quedas con el culo al aire y con la cabeza tapada no puedes ver quien te da una patada por detrás. Mejor verlas venir que estar ajeno…

Y es por lo que os hablo hoy de este libro, de la historia de los dos ratones y los dos hombrecillos que emprenden su camino por el laberinto de la vida y se encuentran con problemas, sus reacciones, todas distintas y que bien pueden definirnos a todos, en todos o en algunos de sus aspectos. Creo que no hay mejor manual de autoayuda y reafirmación, hay que salir a buscar el queso, hay que plantar cara a la vida, y hay que echar un par de narices al asunto si queremos entre todos una sociedad mejor, pero un apunte importante, el cambio comienza por uno mismo.

Creo que es cuestión de aptitud y actitud dos términos que se confunden y que aunque complementarios no son lo mismo. Vivimos en una sociedad cambiante donde todo puede ser momentaneo o eterno dependiendo de como planteemos las batallas diarias, y hablando de batallas otro gran libro “El arte de la guerra” de Sun Tzu, otro manual a tener en cuenta, para aprender estrategia que no viene muy mal dado como andan los acontecimientos.

Dos complementos perfectos para aprender a tomar medidas y atajar esta maldita crisis que muchas veces nos hace sentirnos pequeños, insignificantes y dependientes del sistema. Si somos parte del sistema es bueno tomar cartas, es bueno analizar y buscar propuestas de mejoras, quejarse no es suficiente, hay que actuar y cuánto antes. La vida continua y no te puedes quedar parado lamentandote pensando que eres un ser desgraciado, es mejor levantarse y mirarse al espejo y decir yo puedo y quiero conseguirlo, y mirar al otro lado del cristal con seguridad y decir hoy voy a volver a intentarlo.

Espero que estas palabras nos ayuden a todos a encontrar el rumbo y a marcar pequeñas grandes metas que conseguir, empezando por objetivos fáciles de cumplir para no caer en el desánimo, ¿te apuntas al cambio?

Buenas madrugadas.

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s