Crimen y Castigo


Queridos amigos:

Ya sé que el título de esta entrada suena mucho al libro de Fiódor Dostoievski, “Crimen y Castigo”, pero he considerado ese título perfecto para englobar las ideas que a lo largo de la jornada de hoy han venido a mi mente debido a tres hechos de gran relevancia:

  1. El juicio de los “supuestos asesinos y violadores” de Marta del Castillo.
  2. El anuncio de ETA.
  3. Los niños cordobeses desaparacidos.
Tres trágicos sucesos con un nexo en común, la maldad que muchas veces habita dentro de nosotros. ¿Qué puede llevar a unos niñatos a matar y a violar a una chica, a esconder su cuerpo y a “cachondearse literalmente de la justicia” y de todos los españoles? ¿Que puede llevar a la desaparición de dos niños inocentes? ¿Qué persigue ETA con este anuncio?
Los tres casos que más se comentan en los corrillos a las puertas de los colegios, en las peluquerías, y en las colas de la compra tienen un nexo en común la maldita violencia, que solo la engendra el egoísmo.
Estamos ante una crisis, pero no económica, que esa ya nos la sabemos y la padecemos todos, estamos todos en una crisis de valores, de fuertes valores  debido a que el gran egoísmo se ha apoderado de todos.
Quedaron atrás esos tiempos en los que los vecinos se ayudaban, compartían sus cosas, su tiempo, sus habilidades, ahora ya en la mayoría de los casos, ni siquiera existe un saludo, porque todos vivimos en el “yo, me, mí, conmigo”, se nos ha enseñado muy bien la primera persona del singular, pero nos hemos olvidados del nosotros, vosotros y ellos, sobre todo del “ellos” que suena tan lejano.
Son ellos los que sufren hasta que un buen día nos toca a nosotros, son ellos los que están enfermos hasta que un buen día la enfermedad llama a nuestra puerta, son ellos los que sufren la muerte o desaparición de sus seres queridos, hasta que un buen día es un hermano, un familiar, un hijo, un amigo a quién le ocurre, son ellos los que se quedan sin trabajo hasta que de pronto perdemos el nuestro, y es entonces cuando nos dan las ganas de hacer cosas, cuando nos toca a nosotros, no cuándo les toca a los demás.
Vivimos en la era del yoísmo, en la era del egoísmo absoluto, no compartimos ni con nuestra propia familia, nos cuesta trabajo compartir nuestro tiempo con nuestros hijos, con nuestra pareja, nos dedicamos a cohabitar y a no querer problemas, a esconder la cabeza como el avestruz para no ver que estamos ante un desastre de familia, una nave sin rumbo, hasta que un buen día vemos que las cosas no tienen solución. Tu pareja se rompe, tus hijos se van de las manos, tu economía no funciona, tus relaciones personales son una mierda, y eso no es lo peor, un buen día descubres que tu hij@ ha perdido el freno y cae en alguna droga, o con malas compañías, y entonces te lamentas, o que hace peor y ocurre como con los culpables de la muerte de Marta del Castillo, o como con el responsable o responsables de la desaparición de los niños de Córdoba, o te acabas convirtiendo en un asesino en serie en potencia, por que te han metido extrañas ideas en la cabeza.
Esta es la realidad de la sociedad que vivimos y debemos plantearnos muchas cosas, ¿estamos avanzando? ¿O el avance de la sociedad nos está haciendo volver a la época de las cavernas?
¿Y tú que opinas?

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s