¡Comienza el Adviento! Felicidades


Comenzamos un nuevo Adviento, un nuevo tiempo de espera, un momento en que el milagro es posible, si lo esperamos y lo deseamos con todas  nuestras fuerzas.

El Adviento nos indica que la Navidad, el nacimiento de Jesús está cerca, que vuelve a nacer en nosotros tras 2011 años, en nuestros corazones, en nuestra cabeza, en nuestro hogar, si nosotros se lo permitimos.

El Adviento es tiempo de esperanza, pero también de reflexión, de mirar atrás, de evaluar nuestro año que poco a poco comienza a escurrirse como el agua entre los dedos de las manos, y llega el momento de preguntarnos ¿Qué he sido capaz de hacer? ¿Soy profeta? ¿O quizás pastor? ¿O un Ángel? ¿O soy un pobre figurante en la ciudad de Nazaret que sigue sin enterarse de nada?

Hoy como hace ya algunos años, he comenzado lo que ya se ha convertido en casa en una tradición comenzar a leer a mis niñas, El Belén que puso Dios, de Don Enrique Monasterio, y es curioso, cada vez que lo leo, algún detalle nuevo descubro en él.

Me encanta la Navidad, es una fecha especial para mí, llena de mucha ilusión y porqué no admitirlo de magia, porque es momento de estar en familia, de compartir, de cantar, de bailar, de dar cariño, esto no significa que el resto del año no lo haga, porque de la familia saco mi fuerza, sino simplemente, en este momento tengo la ilusión de sentir que el Niño Dios ha vuelto a nacer, y no me negaréis que no hay cosa más bella que una Navidad con pequeñas criaturas llenas de ilusión.

Es ese momento, en el que te conviertes en ayudante de Rey Mago, y muchas veces te sacrificas a lo mejor más de lo que debes por darles esa querida ilusión.  Aunque para ello hayas tenido que obviar determinada cosa, que a tí también te hacía mucha ilusión.

Las cartas ya están escritas y esperamos el momento de celebrar el nacimiento del Rey de los Cielos, pero este año, algo será distinto y es que no estará junto a nosotros mi abuelo, y se que lo voy a echar mucho de menos. Aunque estoy segura que desde allí arriba nos vera y esa noche habrá unas cuántas estrellas brillando con más intensidad, allí estarán mi familia, y la tuya y la del de la casa del más alla, brillando con fuerza deseando a todos los suyos una  feliz navidad.

Al 2012 le pido un poco más de trabajo para los que ahora lo están pasando tan mal, y se sienten que no tienen rumbo y lo necesitan ya. Para mí pido poco, tan solo dar las gracias Dios Mío por todo lo que me das, y porque sigo teniendo un año más a mi madre para pasar la Navidad.

Al encender la primera vela, es tiempo de reflexionar, tiempo de esperar a que el Niño nos venga de nuevo a salvar. Es tiempo de mirar en nuestro corazón, y de intentar mejorar y de hacer buenos propósitos para el año con buen pie empezar, y que no se queden en intento sino que alguna buena experiencia podamos sacar.

Y sin más os deseo felices madrugadas, porque ya queda poco tiempo para la Navidad.

¡FELIZ ADVIENTO!

 

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s