Os acompaño en el sentimiento


Esta tarde me he quedado en casa para intentar dormir, pero no he podido, estoy agotada gracias a Dios porque tengo mucho trabajo, y que no falte por favor, pero no he podido dormir a raíz de leer la sentencia del caso Marta del Castillo.

¡Cuántas cosas en común! El Matrimonio del Castillo tenía tres hijas, al igual que yo, eran andaluces también igual que yo, y eran gente normal como tú y como yo.

Un buen día unos asesinos decidieron acabar con la vida de su hija, destrozar una familia y reirse de la policía, y me da igual que me llaméis facha, no me importa pero esos en los tiempos de Franco habrían cantado, bueno que si cantan, pero por bulerías. No quiero decir con esto que yo apoye las dictaduras ni los dictadores pero tampoco apoyo una falsa justicia, una justicia injusta que beneficia a asesinos, sinvergüenzas y malhechores y hace sufrir de indignación y dolor a las víctimas de sus desaprensivos actos.

Se me revuelven las entrañas de pensar cómo estará esa madre, y ese padre,y esas niñas que ya nunca más volverán a ver a su hermana, nunca más podrán hablar con ella, ver una película juntas o simplemente discutir por la sudadera favorita de una de ellas.

Ese daño no hay quien lo pague, y encima todos tontos, todos ignorantes y todos insolventes, ni pagamos con cárcel, ni tampoco con dinero. Está claro que Antonio del Castillo daría todo el dinero del mundo por tener a Marta con él y que esto fuera solo una pesadilla, pero no es así y unos asesinos, niñatos, violadores y menores, jajajaa, me rio yo de los menores. Si se es mayor para asesinar también se es para ser castigado.

En este país nuestro muchas cosas van de culo y no solo la economía, la justicia va peor y esta situación no puede sostenerse. ¿No había forma alguna de hacer hablar a esos “hijos de puta”?

Se que no es un lenguaje apropiado decir esos tacos, pero es que mi indignación es tan grande, que tan solo me queda mirar al cielo y pedirle a Dios que Marta aparezca que al menos puedan llorar a su hija en paz, porque olvidar jamás la olvidarán y siempre por culpa de unos desalmados el miedo y el pánico acompañará a esa familia sobre todo cuando esas dos pequeñas se hagan algo más mayores y les toque salir a casa de una amiga, al cine, a una cafetería, a una fiesta de la facultad.

Es injusto que esto pase, y es más injusto que todo esto quede sin castigo, matar en España sale gratis al igual que robarnos a los españoles.

Buenas tardes y mi más sentido y cariñoso abrazo a la familia de Marta del Castillo.

 

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s