Adiós Don Manuel



Recuerdo aquel año perfectamente, 1986, yo casi tenía 14 años, cuando el PSOE ganaba en las elecciones a Alianza Popular (AP), y su presidente Manuel Fraga Iribarne, Dios lo tenga e su gloria.

Recuerdo aquella noche perfectamente, estaba en casa de mis tíos Manolo y Rosa, curiosamente, ese chalet donde ahora disfruto en verano con mis hijas, la de historias que tiene que contar, y recuerdo a mis tíos ambos muy jóvenes y recién casados diciéndome que Fraga no tenía nada que hacer que España necesitaba aire fresco, algo así como lo que ocurre en Andalucía ahora. Hoy día mejor no preguntarles, porque se arrepintieron y mucho de confiar en lo que parecía ser el progresismo español hoy totalmente contrastado que en sus dos mandatos ha sido la ruina del país, me refiero sin lugar a dudas al PSOE.
Recuerdo a mi tío diciéndome que Fraga estaba anticuado, que representaba a Franco y que los españoles querían libertad, mientras en casa, mi padre temía que podría ocurrir con la izquierda en el gobierno, y lo que temía lo sabemos todos, paro, escándalos, corrupción, etc.

He de reconocer que durante aquellos años, ya empezaba a tener conciencia política y pensaba y soñaba con un mundo mejor. Inquietudes alentadas quizás por las monjas del colegio donde estudié, la Compañía de María, y sus catequesis con la importancia de trabajar en favor de los demás.

Era una niña mayor que pronto comenzaría su etapa adolescente, y sin embargo, Fraga me caía bien, muy bien, quizás porque en cierta forma me recordaba a mis abuelos, o quizás porque siempre lo vi como un hombre valiete, culto y trabajador.

Pasaron los años y volvieron otros nuevos comicios electorales, donde el PSOE a pesar de incumplir sus promesas del PLENO EMPLEO, del NO A LA OTAN, seguía ganando, seguramente por la memoria histórica, esa que hoy se ha vuelto casi histérica, y yo seguía formando mis ideas en la mente.
Poco a poco, mis tíos hastiados de tanta mentira se desilusioaron de su opción y comenzaron a tornar hacia una opción más conservadora, y yo poco a poco fui teniendo claro que apostaba por una visión conservadora de la sociedad donde primara la familia, la formación y la buena gestión, el respeto a los demás y los buenos valores que tanto echamos de menos hoy día.

Hace quince minutos, he escuchado que el hombre que se bañó en las playas para demostrar a toda España la idoneidad del agua, el hombre que ayudó a construir la Constitución Española de 1978, que trabajó y trabajó durante años en hacer valer los derechos de la familia tradicional española, que luchó por una sociedad mejor y más justa, el expresidente de la Xunta de Galicia, el fundador del Partido Popular, ya no estará más con nosotros, su etapa aquí ha finalizado y Dios lo ha querido ya para sí. Y espero que en su gloria lo tenga.

Atrás quedan muchos buenos momentos, muchos momentos de trabajo y plena dedicación por luchar por unos ideales para hacer de este país algo un poco mejor. Vaya esta noche mi mas sincera despedida Don Manuel y mi más cariñoso abrazo a todos los suyos.

Descase en paz.

2 comentarios en “Adiós Don Manuel

  1. Se te ha pasado un detallito, que estás hablando de una persona que ha firmado penas de muerte durante la dictadura de Franco, eso no es defender ni familia, ni valores, ni derechos ni nada de lo que dices :S
    Una pena esa contradicción, si no te hubiera quedado muy bien el homenaje, pero realmente no se lo merece, alguien que mata no se merece homenajes.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s