El Cambio Andaluz


Javier Arenas

A estas alturas nadie puede negar que el cambio andaluz es sinónimo de Javier Arenas y del Partido Popular de Andalucía.

Cambio que huele a oportunidad, a estabilidad, a futuro, y es que durante 30 años esta tierra, la mía, ha estado descompasada con el resto de los españoles, por desgracia los andaluces hemos sido siempre los más perjudicados en esto del progreso, aunque el PSOE nos haya querido vender hasta una tercera modernización, ¿modernización en qué?

Nací en 1972, aún vivía Franco, aunque poco entendía yo acabada de nacer. Pero recuerdo mi infancia a Adolfo Suárez y su quiero prometer y prometo, y su dimisión, recuerdo aquellas elecciones en las que el PSOE ganaba por primera vez , y recuerdo tantas promesas que hicieron vibrar a un electorado que con los  años ha ido comprobando que se quedaron en simples palabras.

También recuerdo como viví la noche que ganó Aznar con mayoría simple, ese momento con mis compañeros de partido pendientes del televisor tras haber entregado nuestras carpetas como interventores. Recuerdo a la gente mayor del partido emocionada llorando, y como yo que acababa por esa época de terminar mis estudios tenía toda la esperanza puesta en que por fin gobernaban los míos.

Recuerdo también cuando perdimos las elecciones por el 11-M, ojalá algún día sepamos que ocurrió ahí realmente.

Y recuerdo los recientes años del gobierno de Zapatero, y por desgracia nos vamos a acordar mucho tiempo porque bien hipotecados que nos ha dejado a todos.

Me siento orgullosa de las medidas que está tomando Rajoy que a primera vista parece que son serias, estudiadas, trabajadas y concordancia con lo prometido en campaña, salvo lo de los impuestos, pero era algo de esperar, con los socialistas nunca se llega a saber toda la verdad hasta que abres la caja de Pandora.

Pero siempre he tenido una espinita, mi tierra, Andalucía, que lleva 30 años como la Bella Durmiente, adormecida por una realidad que nos han contado que nada tiene que ver con el día a día. Pero claro cuando todos los micrófonos se deshacen en halagos y a esconder basuras, cuando el resto de partidos casi no tiene voz en los medios públicos de nuestra comunidad, cuando te hacen creer que vives por el PSOE, que comes por el PSOE, que tienes trabajo por el PSOE, que tienes una casa gracias al  PSOE, que tienes médico gracias al PSOE, es complicado que veas nada mejor que el PSOE.

El mejor ejemplo la película de Disney Enredados, la pobre princesa Rapunzel creía que esa bruja era su madre, que la quería, hasta que un buen día descubre que lo que quería era aprovecharse de ella, y eso es lo que les ha ocurrido a muchos andaluces, que se han dado cuenta que en 30 años Andalucía sigue igual. Sigue a la cabeza del paro, del analfabetismo, del cierre de empresas, de las colas de espera en la Seguridad, las mujeres siguen siendo eso mujeres de toda la vida muy pocas han avanzado, y las que tienen trabajo eso de la conciliación se preguntan ¿qué es eso Dios mío?, seguimos estando a la cola en residencias de mayores, a la cola en I+D+I,  y eso que hemos recibido millones y millones de euros de la UE para ayudarnos a ponernos en mejor posición.

En Andalucía durante 30 años han vivido como sultanes los gobernantes socialistas y sus acólitos, mientras el resto de los andaluces nos hemos partido la cara por trabajar, por buscar trabajo. Pero hoy que el trabajo se ha convertido en un privilegio para el que lo tiene un gran tesoro a cuidar, oimos como nuestro dinero, ese que con tanto esfuerzo hemos trabajado para contribuir a la riqueza de nuestra tierra se ha tirado en cocaína, putas, bares, regalos a amigos, subvenciones a empresas que han quebrado en menos de tres meses, o a empresas de familiares y amigos.

Y claro al igual que la princesa de la Disney, los andaluces queremos ver que hay más allá, y al final del horizonte acercandose con fuerza a nosotros se encuentra la imagen de Javier Arenas un hombre serio y trabajador que tras muchos años de batalla, tras patearse pueblo a pueblo, kilómetro a kilómetro ha conseguido ir ganándo la confianza de una Andalucía exhausta y asfixiada por el paro, las deudas y la corrupción.

No le rindo ganancias a Javier que va a tener que trabajar como un verdadero mulo, cosa que sé y me consta que hará por lo que lo conozco, pero aún queda un camino de  algo menos de dos meses para llegar a San Telmo, pero si una cosa tengo clara es que hoy más que nunca tenemos que salir a votar, tenemos que dar esta oportunidad a un hombre honesto, serio y trabajador, y a un programa que sabemos que funciona, el programa del partido popular.

Buenas madrugadas.

 

 

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s