Desvelos de una madre


Que soy ave nocturna es algo que no puedo negar, tengo mucha facilidad para conciliar el sueño, aunque si me escuchara mi marido, os diría  que efectivamente, que me cuesta mucho dormirme pero que cuando me duermo, no me despiertan fácilmente, tan sólo la obligación de comenzar el día hace que me despierte, por eso los sábados y domingos me encanta dormir a pierna suelta.

Pasan cinco minutos de las dos de la mañana y no puedo dejar de pensar en mi hija Ana, que está en Málaga de excursión.

El próximo domingo cumplirá 12 años y empieza a dar sus primeros pasos para convertirse en una mujercita. Y claro, yo como madre novata cada vez siento más miedo, no os lo voy a negar. Recuerdo la frase de mi madre, hijos pequeños problemas pequeños, hijos mayores problemas mayores.

No es que Ana me haya dado ningún disgusto, todo lo contrario es hasta el momento una estudiante modélica y una niña muy responsable, pero me preocupa que algo falle. Me preocupa no estar a la altura de las circunstancias como madre, y siempre ando dudando sobre sí lo hago bien o no.

Emito señales de persona fuerte, dura, capaz de comerme el mundo, pero en el fondo todo es más bien fachada, soy muy insegura y la autoestima y mi cuenta corriente van en relación proporcional, vamos que ambas andan en números rojos.

La verdad, es que echo mucho de menos a mi hija, y que estoy deseando que mañana sean las ocho de la tarde para abrazarla y preguntarle mil cosas y hacer que me cuente todo lo que ha hecho en la excursión. Esta noche he hablado con ella, y se la veía muy feliz. Se lo merece, ha trabajado mucho y con circunstancias adversas.

El sábado, celebraremos su cumpleaños,12 años ya, el tiempo pasa que vuela, el próximo curso comenzará primero de E.S.O, y seguirá su camino hacia la edad adulta, si Dios quiere. Queda aún mucho y espero estar preparada.

Buenas noches a todos.

Anuncios

2 comentarios en “Desvelos de una madre

  1. Que no queda tanto, Ana, para que vuele, no te hagas ilusiones,jaja…
    En cuanto al insomnio creo que desde que empezamos en estas lides, tú y yo nos llevamos la palma del desvelo. A mi me quedó este vicio desde que me quedaba de vigilancia con los hijos cuando estaban enfermos, prefería no acostarme para no tener que despertarme sobresaltada por algun MAMÁAA… intempestivo.
    Recuerdo tus comentarios en algunos blogs con aquello de: Buenas madrugadas, creo que siempre éramos las últimas.
    Estás guapísima, Ana, qué bien te sientan las tres hijas.
    Besos a las cuatro

    Me gusta

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s