¿Una niña rebelde?


Queridos amigos:

Esta madre trasnochadora y ave noctámbula, vuelve una noche más a su cita en internet, el punto de encuentro el de siempre, esta vuestra humilde casa.

Acariciando aún los últimos momentos de mi primer día de vacaciones que ha acabado con baño de luna en la piscina con todas mis hijas mientras mi marido observaba, hoy quiero hablaros de Blanca.

Blanca es mi hija más pequeña, tiene cuatro años, aunque a finales de noviembre cumplirá cinco, es menudita, delgadita, morena y con unos ojos negros increíbles, pero si hay algo que Blanca no tiene pequeño es su corazón y su carácter.
Cariñosa, y la vez testaruda, muy pero que muy testaruda y desafiante, pero aún más independiente.

Blanca es la tercera en la lista y ya viene con muchas lecciones aprendidas de observar y mirar el comportamiento de sus hermanas mayores. Que sus hermanas estudian o leen, ella lee, que sus hermanas piden, ella pide.

Recuerdo el día que me enteré que estaba embarazada, y mi sorpresa pues no me lo esperaba, pero la verdad es que hoy no sabría que hacer sin mi Blanquita, sin esa menudencia que es capaz de convertirse en alguien tan grande, aunque por edad y sobre todo por tamaño a la vista de cualquiera pueda resultar pequeña.

Mi pequeña princesa activa, movida, saltarina y chillona, sonriente y algunas veces malhumorada, perfeccionista a la vez que despistada, cariñosa y orgullosa.

Hacía ya tiempo que no disfrutaba las 24 horas seguidas de mis hijas, y desde el viernes tan solo recibo abrazos, besos, propuestas y acurrucaditos, juego en la piscina al pulpo loco y dando saltos digo eso de “A tope, tope, a tope guay”, mientras Blanca montada a horcajadas y sujeta por mis manos a mi espalda grita, más, más, más. Es en ese instante cuando llega Lucía que también quiere que le de un revolcón en la piscina, desde una esquina mira mi hija mayor Ana, aunque tenga 12 años aún me necesita y entonces la llamo y le digo: ¡Anita vente! Al final las tres acaban colgadas de mi cuello y yo no me puedo sentir más feliz.

Blanquita es una rebelde con un gran corazón, será quizás porque tiene a quien parecerse….., ¡Te quiero “minuita”! ¿Te acuerdas quien te llamaba así? El bisabuelo padrino, mi abuelo Manolo.

Mientras seguimos oyendo hablar de las primas de riesgos, los mercados y la crisis y digo yo:

¿Crisis?¿Quién dijo crisis? Con amor no hay crisis, no hay dinero en el mundo para comprar la felicidad de sentirte querida, de sentirte capaz de querer a los demás. Mi verano se presenta lleno de aventuras familiares pero sobre todo de muchas horas de juego con mis hijas. ¡Benditas vacaciones!

3 comentarios en “¿Una niña rebelde?

  1. Pingback: Bitacoras.com

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s