Con ojos de niña


La foto es de mi buen amigo Antonio González

¿Os habéis planteado alguna vez ver el mundo divisándolo desde un metro de estatura? Si hay una cosa clara es que se está más cerca del suelo, y el cielo y las nubes se ven más grandiosos.

Anoche estuvimos en una gala carnavalesca con nuestras hijas, la de la foto es Blanca, la pequeña, 4  años. Su curiosidad y actividad hizo que cámara en mano, hiciera su peculiar reportaje del momento.

Blanca es una niña especial, bajo ese aspecto menudito, con esa voz dulce y algo chillona se esconde un auténtico carácter, unas ideas claras y una capacidad increíble para llevarte a su terreno, supongo que ser la tercera influirá en algo, ya se lleva ventaja con respecto a las demás.

Es espontánea, alegre, presumida, muy presumida, inteligente, vivaz, inquieta, cariñosa, mimosa, entrañable y muy decidida. Llama la atención que con cuatro años se pueda tener tan claro que es lo que se quiere.

Blanca es pequeña en un mundo de mayores, en un mundo que no se para para mirar hacia abajo, sino que siempre mira hacia arriba deseando alcanzar metas infinitas o hacia atrás recordando tiempos mejores, pero que rara vez mira hacia adelante o hacia abajo. Y mirar hacia abajo es muy importante y necesario, si no queremos darnos más de un tropezón.

Creo que cuando Jesús nos decía que teníamos que ser como niños, se refería a esto, a ser pequeños, a ser humildes, y a reconocer que las cosas sin su ayuda nos vienen grandes.

Hoy he visto el reportaje de Blanca, macetas y más macetas, curiosamente era lo que estaba a su altura adornando el escenario donde actuaban los artistas del carnaval, y sabéis que, las macetas muestran la belleza de las plantas, con un verde que da esperanza y que nos hace estar más alegres y optimistas. Quizás se trate de eso, de saber donde estamos y no mirar muy alto para no marearnos demasiado de forma que podamos perder nuestro camino o nos desorientemos.

Los niños también nos enseñan y mucho, si sabemos estar atentos a sus gestos, a sus señales, por eso tengo cada día más claro que no hay mejor escuela que ser madre de una pequeña familia numerosa.

Anuncios

2 comentarios en “Con ojos de niña

  1. Me recuerda a mi hermana pequeña Almudena, tienen la misma edad y parece que un carácter parecido. A veces me gustaría ser capaz de ver el mundo con sus ojos, con ojos de niño.

    Me gusta

  2. Los pequeños nacen en un mundo de mayores y aprenden muy rápido. Yo soy la pequeña también pero siempre me sentí un poco acomplejada por saber menos que los demás. Un beso.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s