Cuatro décadas


A poco más de mes y medio para cumplir cuatro décadas, extrañas sensaciones me recorren, muchas veces creo sentirme una niña que se está quedando atrapada en un cuerpo de mujer que cada vez se acerca más a la edad madura.

Recuerdo cuando mi madre me reñía y repetía aquella expresión ¡Hija mía, cuando vas a madurar, vas a ser como Rancacoles de niña a vieja! Pues no sé, quizás tuviera razón, porque creo que por muchas arrugas que me salgan, por mucho que cambie mi exterior en el fondo seguiré siendo eso una mujer con alma de niña.

Pasar el tiempo con mis hijas, disfrutar con ellas, compartir con ellas, me da la vida, ellas son mi razón de vivir, mi razón de seguir adelante, mi razón de levantarme cada mañana con las fuerzas suficientes para encarar el día, mis sueños cuando me acuesto.

En estos días cuando la palabra suicidio parece haberse puesto de moda, no puedo dejar de pensar en toda esa gente que ya no aguantó la situación y decidió dar por perdida la batalla de la vida. Quizás porque fui educada en que la vida es Dios quien la da, quizás porque el manto de la Virgen María nos protege, esos pensamientos nunca han estado en mi mente, incluso cuando los problemas han llegado a oprimirme de forma brutal el pecho y hayan sido causa de noches y noches de desvelos.

Crisis, estrecheces, recortes de nómina, pagas extras suprimidas, alimentos más caro, suministros más caro, combustible más caro, con la que nos cae, la responsabilidad de luchar día a día por sacar a una familia adelante es grande y a veces pesa como la mayor de las losas funerarias sobre la conciencia, en el pensamiento hasta el punto de entristecer el corazón, pero, de repente, cuando crees que no puedes más, algo, una pequeña señal te indica que tienes que seguir adelante que puedes seguir luchando, que puedes conseguirlo y que lo más difícil ya ha pasado.

Hace unas semanas hablaba con alguien que me decía: La vida no la escriben los cobardes, solo los que luchan consiguen superar los obstáculos y si una cosa tengo clara es que soy guerrera, guerrera desde que nací.

Y sin más me despido de todos vosotros, por hoy, un día más compartiendo mis ideas, lo más íntimo de mis pensamientos con vosotros mis lectores. Os quiero mucho a todos, sois mi otra familia.

Hasta pronto.

 

 

 

2 comentarios en “Cuatro décadas

  1. Espero que esto no sea una despedida. Son tiempos difíciles pero siempre hay quien está mucho peor, algunos habitualmente en otros países. Saldremos adelante. Un beso.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s