La princesa está triste


La princesa está triste, ¿que tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan por su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color,

la princesa está pálida en su silla de oro.

Con estos versos de Rubén Darío comienzo mi entrada de hoy, no he tenido muchas ganas de escribir, porque todo lo que se me venía a la mente eran pensamientos negativos. Desde hace unas semanas mi princesa Campanilla está muy triste, ella, que es una niña tan feliz, está sufriendo el acoso escolar de un compañero.

El problema se remonta al curso pasado, en el que ya este niño se permitía tirar su desayuno al suelo y pisarlo y dejarla sin comer. Tras repetirse el “incidente” varios días mi marido escribió una nota en la agenda de la niña para que la tutora tomara conocimiento de ello. Se tomaron medidas y parecía que el asunto se había zanjado.

Pero cuál es nuestra sorpresa cuando desde hace tres semanas mi hija está sufriendo insultos y mofas por parte de un compañero, y en los últimos días también algún que otro cate en la cabeza. La semana pasada pusimos todo esto en conocimiento del tutor, el cuál, reaccionó amonestando al niño en cuestión, que además este año cuenta con un ayudante, por lo que mi hija tiene que recibir insultos de dos en vez de uno.

La reacción del niño, fue volverla a amenazar cuando vino de ser reprendido por el jefe de estudios con el consiguiente parte disciplinario. Ayer volvió a salir triste, muy triste, y eso, que Lucía es la alegría de mi casa, siempre ha sido una niña feliz. Ahora por culpa de estas cosas, mi hija tiene la mirada triste, huidiza, perdida, ya no está alegre, porque tiene que seguir aguantando el acoso de su compañero.

Ayer volvió a salir triste y muda del colegio, por la tarde mi marido me llamó a la oficina muy enfadado para contarme que de nuevo había sido acosada por este niño. Antonio ha decidido ir hoy al colegio a hablar el tema. Y yo me pregunto si esto será lo adecuado. Me temo que vamos a entrar en un ciclo sin retorno.

No se que hacer, os lo juro. Recuerdo mi experiencia de pequeña en la Compañía de María, había una niña mal educada que siempre se metía conmigo, un día le planté cara y le di tal guantazo que me expulsaron un día como castigo cuando estaba en octavo de EGB. Al final yo fui la que salió perdiendo y mucho me temo que a mi hija le pueda pasar lo mismo.

Estoy hecha un lío y no se que hacer, hablo de nuevo con el profesor, me callo y espero. ¿Qué haríais vosotros?

 

2 comentarios en “La princesa está triste

  1. No soy la mejor para aconsejar. He pasado por esto varias veces y al final he tenido que actuar, pero no sé si es la mejor solución o si hay alguna buena. Un beso.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s