El momento amarillo


¿Sabíais que el amarillo es el color que representa la inspiración? Pues hoy gracias a tomar la lección de plástica a mi hija Ana (1º de ESO) lo he recordado. ¡Cuántas cosas quedan guardadas en el fondo de nuestra memoria!

El amarillo simboliza la inspiración, la actividad mental, el calor, y eso es lo que yo hoy he recibido de una gran amiga y quiero compartirlo con vosotros.

Últimamente llevo una vida muy amarilla, pena que este color se utilice también para denominar un tipo de prensa poco seria. En mi caso prefiero quedarme con el significado que el libro de plástica de una niña de doce años le da.

Amarillo es la inspiración pero también es el calor que recibimos cuando compartimos nuestras cosas con los demás, nuestras alegrías y porqué no nuestras tristezas.

No ha sido una sola vez,  ya han sido muchas, el camino se hace empinado, difícil, lleno de obstáculos pero de pronto Dios coloca esos instrumentos (personas, libros, mensajes, lecturas, palabras) que te hacen poder continuar hacia adelante y no tirar la toalla.

Hacía tiempo que no desnudaba mi alma por aquí, y hoy de madrugada, cuando como buena noctámbula más vitalidad tengo, me gustaría deciros algo.

Siempre hay luz al final del túnel, por muy largo, negro y estrecho que parezca y cuando menos lo esperamos lo hemos dejado atrás. En estos momentos yo estoy atravesando uno de esos túneles pero no lo estoy atravesando sola, hay mucha gente a mi alrededor que me arropa que me ayuda, algunas en agradecimiento otras simplemente porque se han conmovido, pero así es. Cuando más desesperada estoy, cuando siento que ya no puedo seguir adelante llegan los refuerzos y se llaman Lourdes, Militos, Silvia, Paqui, Fátima, Rocío, Paco, Javi, Guillermo, Nuria, Loli, Mila, Beli, Mamen, Ana, Lucía, Blanca.

Hace un rato leyendo los comentarios que una amiga me hacía me he sentido como una tonta. ¿Como he podido agobiarme tanto si tengo el cariño de muchísima gente a mi alrededor?

Cada día que pasa tengo más claro que hay que tomarse las cosas menos a la tremenda dejarse llevar en los brazos de Dios, aunque esta manía racionalista mía me haga ser un poco Agustina y querer aguantar el agua entre mis manos, y no darme cuenta que las huellas de Cristo en la orilla son más profundas de cargar con alguien tan endeble y fuerte a la vez.

Esta noche me acostaré feliz de saber que aunque mi madre vuelva a estar enferma, que aunque vamos a volver a vivir momentos duro, Dios me quiere y me protege y puedo estar tranquila como esos pájaros del cielo o esas flores del campo a los que Dios da todo lo que necesitan para vivir. ¿Acaso no me lo está dando a mí?

Buenas madrugadas.

2 comentarios en “El momento amarillo

  1. Querida Ana: qué buenas madrugadas se pasan contigo.
    Magnífico tu post, tus palabras son una inyección de ánimo.
    Quedo a la espera del post prometido.
    BESOS

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s