Día Mundial contra el cáncer: Estamos con vosotros


Imagen: http://www.eladerezo.com

 

No se bien como empezar a escribir este post, y creo que es porque me afecta en lo más hondo de mi alma. Hoy se ha celebrado el ‘Día Mundial contra el cáncer’ y yo tengo desde hace 11 días a mi madre ingresada en el hospital con un cáncer en su último estadio. Fue duro escuchar del médico el otro día la noticia: “Tu madre está muy mal, peor de lo que te imaginas, está completamente invadida de metástasis’, pero más duro fue contárselo a mi padre y ocultar mi dolor ante mis hijas.

Sus palabras ayer sonaron a despedida, ella no se quiere ir, quiere vivir pero parece que la voluntad de Dios para con ella es otra. Anoche mientras estábamos en la habitación me dí cuenta del dibujo que mi hija Lucía le había llevado, como siempre, cuando te quiere decir algo especial, te esconde la notita en la mesita de noche bajo alguna cosa como para darte la sorpresa. La nota llena de colores y pegatinas en forma de corazón pegados sobre el papel decía: ‘Abuela te quiero muchísimo, espero que te recuperes pronto’. Y leerla fue el detonante, mi madre que hasta ahora había estado serena y llena de paz se derrumbaba y comenzaba a llorar, lamentándose porque le quedaba ya muy poco tiempo de vida y no iba a poder disfrutar de sus nietas.

El momento fue muy duro, le cogí su mano y pegué mi cabeza contra las sábanas intentado que éstas me sirvieran de muro para no llorar, por un instante pasaron ante mí cuarenta años de seguido, como si de una película a marchas forzadas se mostrara ante mis ojos. Y recordé lo que me decía de pequeña cuando me portaba mal, ‘cuando ya no esté te dará pena y llorarás mucho por mí, obras son amores y no buenas razones’, y es que mi madre siempre ha tenido la salud delicada.

Muchas cosas nos han separado, si habéis visto la película de Disney ‘Brave’ lo entenderéis, yo no soy pelirroja como la protagonista, pero sí la hija rebelde y mi madre una mujer virtuosa que esperaba tener una hija virtuosa.

La excesiva atención a mis abuelos, el dejarse guiar por todo lo que los demás decían, quizás por miedo a imponer su propio criterio, hicieron que yo recurriera a llamar y llamar la atención de mi madre, porque la echaba mucho de menos, la necesitaba y mucho, pero ella siempre estaba limpiando la casa a todas horas, atendiendo a su suegra (mi abuela) y a todas las amistades de mi padre que día a día desfilaban por allí. A mí me mandaban a clases particulares, pero yo necesitaba a mi madre, y mi madre me necesitaba a mí, pero todas estas circunstancias nos separaron durante mucho tiempo.

No guardo rencor, pues ahora sé que ella hizo lo que le dijeron creyendo que hacía lo mejor para mí, tampoco creo que ella me guarde rencor a mí por mis continuas llamadas de atención que ella no entendía. Además su carácter tímido, su miedo a expresar sus sentimientos bloqueaban cualquier tipo de piropo y yo soy de las que necesitan las palmaditas en la espalda, los abrazos y los besos. Era una obligación hacer las cosas bien, pero era una calamidad hacerlas mal. Me sentí comparada, y muchas veces en inferioridad de condiciones con el resto de niños de mi entorno, Fulanita o Sultanita siempre eran mejores que yo, más maduras, más responsables, más buenas, más estudiosas, pero yo era capaz de ver cosas que mi madre no veía, y es que el tiempo me ha demostrado que el halago excesivo crea niños egoístas y mentirosos, que era lo que ocurría con muchas de ellas que interpretaban auténticos papeles dignos de un buen Óscar en Hollywood y sus madres las creían, a mí por el contrario me aplicaban el método cartesiano que no era otro que poner en cuarentena todo lo que decía.

Pues bien, os cuento esto porque justo antes de que mi madre se derrumbara en el hospital, estuve en casa, ayudando a la hija de una antigua compañera del colegio y amiga con un examen, y ésta me contó, que su hija a la hora de almorzar le había dicho que ojalá yo fuera su madre y no ella. En ese momento me acordé de mi madre en el hospital muriéndose poco a poco y me acordé de la de veces que yo pensé eso de ella y me estremeció el solo hecho de pensar que alguna de mis hijas pudiera decir eso de mí, me moriría de la pena, al igual que seguramente le ocurrió a mi amiga o a mi madre cuando esto ocurrió.

Hoy ha vuelto esa chiquilla a casa, y he hablado a solas con ella, y le he dicho que no le debe de decir eso más a su madre, que su madre la quiere con locura, a su forma, a su manera, pero que la quiere de verdad, y que debido a que la quiere tanto ha confiado en mí para que la ayude en algo que ella no se ve capaz de hacer. No es que pase de ella, ni que no se sienta orgullosa, las madres nos sentimos siempre orgullosas de nuestros hijos porque sabemos ver más allá en el fondo de su alma, y hasta el más pródigo tiene su parte buena. Le puse como ejemplo mi niñez, y mi relación con mi madre que una enfermedad como el cáncer en breve le pondrá punto y final, aunque queden los recuerdos alegres, tristes, amargos y divertidos.

Le insistí en que lo que me está pasando a mí, podría pasarle a ella y entonces seguro que iba a sentir la misma pena que yo siento ahora. En cierta forma, le debo a mi madre la atención que le dedico a mis hijas, quizás su error me sirvió para que yo intente no cometerlo, pero seguro que estaré cometiendo otros y a lo mejor más grandes.

Esta es la cruda realidad, mi madre se muere, no sé si será cuestión de días, semanas o quizás de algunos meses, pero estamos en la recta final y el nudo en mi garganta es cada vez en más grande.

Por eso, hoy quería dedicar estas palabras que salen directamente de mi corazón y están llenas de sentimientos con todos vosotros, es mi pequeño homenaje a mi madre y a todos los que están enfermos de cáncer o sufrimos la lucha de algún familiar o persona allegada contra la maldita enfermedad.

Tan solo deciros que queráis con toda vuestra alma a todos los que tenéis a vuestro alrededor, a vuestros hijos, a vuestros padres, a vuestros hermanos, y que se lo digáis, se lo demostréis, que los abracéis, y esteis pendientes de todos ellos.

6 comentarios en “Día Mundial contra el cáncer: Estamos con vosotros

  1. hola de nuevo Ana,
    acabo de leer tu post acerca de tu madre. Ya habia leido en otros comentarios tuyo que habia padecido cancer pero que habia ido saliendo del bache. Siento muchisimo que este tan mal y te deseo lo mejor para ella. Es muy duro ver como alguien a quien quieres se va degradando poco a poco por una enfermedad, yo mismo he pasado por eso.
    te envio mi apoyo, mi comprension y mis deseos de curación
    un abrazo
    Javier

  2. Lo siento mucho. Ya sé que no hay palabras para ayudarte a pasar este trance. Ser padres es lo más difícil que nos toca hacer en la vida, pero lo importante es saberte amado a pesar de que todos cometamos errores en la vida. Yo tuve buena relación con mi madre, pero con mi padre fue distante. Ahora es él el que se encuentra más grave y en cierto modo en estos últimos años lo he disfrutado más que en los anteriores. Dios sabe lo que hace. Un abrazo.

  3. Ana, no sé ni qué decirte, me gustaría tanto estar con vosotras también físicamente, coger su mano y decirla que tiene la hija más maravillosa del mundo.que puede estar orgullosa, ya sé que lo está. Me gustaría decirla que no tema irse que el cielo está hecho en especial para las madres, para que más cerca de la Madre de Jesús, pueda cuidar de sus hijos y sus nietos mejor que aquí.
    Ana, dejo para tu madre un beso con todo mi cariño y una oración a María Madre para que la cuide y mime en este tiempo doloroso.
    Y tú, querida, sé fuerte que tus hijas te están mirando.
    Te quiero mucho, amiga de la madrugada.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s