Conectados y distantes


no al ciberbullying

Hoy pensando en el lema del colegio de mis hijas para este curso, que no es otro que ‘Conectados’, he comenzado a pensar. Cuando en la inauguración del curso el director del centro nos lo presentó, el lema quería motivar a padres, alumnos y personal docente a que conectaran más entre sí, a crear una verdadera familia. Y la idea no puede estar mejor.

Y es que llama la atención que en la era 3.0, en la que el móvil se ha convertido en algo más necesario que el peine para el pelo o el cepillo de dientes, haya tanta soledad. Y es que creo que el gran éxito de las Redes Sociales está en la necesidad de compartir, de sentirse escuchado (en este caso leído), acompañado, respaldado y este quizás sea el motivo por el que muchas personas prueban suerte en la web.

La era de las conexiones que disfrazan la soledad adquirida por una sociedad deshumanizada, resulta raro hoy día escuchar que alguien se ofrece a ayudarte sin ninguna otra intención que la de hacer algo bueno por el prójimo, al igual que se tilda de loco o fuera de lo  normal a quien tiene un corazón limpio y pretende con su actitud mejorar la vida de quiénes les rodean. Individualismo, egoísmo, pérdida de la ética, de los valores de una sociedad que no hace más de tres décadas era amigable, altruista y desinteresada y que en los últimos treinta años ha cambiado tanto que ni ella misma se reconoce.

Recuerdo aquella época de mi niñez en la que mis abuelas se repartían las labores de costura, una hacía las rebecas y la otra cortaba los trajes, la vecina que sin un motivo especial, simplemente porque era feliz traía ese bizcocho a casa, o daba a probar ese nuevo plato que había descubierto en la sección de recetas de la revista Semana.

En casa se jugaba al parchís, a la oca, y después años más tarde al Trivial, en el colegio incluso los más moviditos como yo, teníamos inculcado que era nuestra obligación rendir, trabajar, y ser responsables, y tu madre te recordaba muchas veces en el día que para mejorar había que hacer examen de conciencia, reconocer nuestros errores y hacer propósito de enmienda, ¿Os suena? Se parece al acto de contricción ¿verdad? Pues sí, tanto me inculcaron eso que no me puedo dormir sin hacerlo y a veces me cuesta mucho dormirme porque siento que no he estado al 100%, y es que entonces el tema de dotar de conciencia a todos los niños era algo importante, la pena que con el tiempo hemos tenido que oir que nos lavaban el cerebro, y se han inventado términos como conciencia social que ni por asomo emulan a aquella vieja conciencia del deber bien cumplido, del respeto por uno mismo y por los demás en el que la escala de valores estaba por encima de otras cosas.

Hoy día que gracias a la tecnología podemos ver al otro lado de la pantalla a ese familiar o amigo que está a miles de kilómetros de distancia, que podemos obtener cientos de miles de resultados cuando necesitamos buscar información, ocurren cosas como la que hace un par de días ocurrió en Cádiz, y que no ha sido la primera, ni desgraciadamente será la última.

Hace cuarenta y ocho horas, el video de una adolescente haciendo una felación a otro adolescente era colgado en la red y llegaba a ser trending topic en twitter, y esto es preocupante, antes las tonterías no tenían testimonio gráfico, ahora puedes ser víctima de que lo que le ha ocurrido a esta chica, le pueda ocurrir a tu hijo o a tu hija, y quizás ahora es el momento de enseñarles los prodigios de internet pues hay que ir con los tiempos, pero es más importante aún conectar con nuestros hijos y educarlos en esos valores que a nosotros sus padres nos han funcionado y funcionan, aunque a veces tengamos la sensación de remar contracorriente, para que si se ven ante una situación complicada sepan como actuar y poder protegerse de este tipo de actos dolorosos.

Por eso hay que estar conectados, pero atentos y sobre todo formados no solo académicamente, sino como personas de bien.

Buenas madrugadas a todos.

 

2 comentarios en “Conectados y distantes

  1. Ana que buen post, aunque ya mis niños pequeños son los nietos, me ha gustado mucho lo que dices y lo subscribo completo. También lo he compartido.
    Que diferencia tan abismal existe entre vosotros y la nueva generación.

    ¿Cómo sigue tu madre? ¿Y sus ánimos cómo van? Dale un beso de mi parte.

    Besos de madrugada para tí

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s