Hazme un ciento y no me hagas una…


ofensas

El refranero español es bien sabio, y el título de esta entrada tiene muchísima razón, las personas somos egoístas y olvidadizas por naturaleza, ya lo decía mi abuela: “Hazme un ciento y no me hagas una, ya no me has hecho ninguna”, u otro refrán que dice “Quien está para las duras también lo está para las maduras”.

Las relaciones personales son complicadas sobre todo cuando el cariño y el corazón andan en niveles muy altos de tu escala de valores, aunque claro quizás un mal día también lo tiene cualquiera, pero claro la suma de muchos, puede dar a entender cansancio, desinterés, frialdad y una serie de sensaciones que al más fuerte de los humanos hacen sentir triste.

Alguien dijo una vez que cuánto más conozco a la gente más quiero a mi perro, tampoco creo que se trate de eso, pero creo que últimamente no todo el mundo se para a valorar a las personas que tiene alrededor, sus virtudes, cualidades, sino que parece fijarse nada más que en sus defectos, quizás porque es más fácil verlos en otro que en uno mismo.

2013 no está siendo un año fácil en muchos aspectos, pero es en los malos momentos cuando las personas se dan cuenta quien los aprecia y quien no, al igual de quien se sirvió de ti con algún fin y ahora te desplaza e ignora como una servilleta de papel usada, así es la vida, gente que entra en tu vida y otros que salen o que intentan alejarse, la fidelidad, la amistad, parecen términos utópicos, inexistentes en una sociedad en la que la lucha de poder y la obsesión por el éxito gana por goleada a la tradición de hacer las cosas bien, a la generosidad, al cariño y a la comprensión.

Hace unos días alguien a quien admiro mucho escribía en su blog una nota que emanaba desánimo y cansancio, quizás y solo porque entre locos nos entendemos bien supe comprenderlo, para llevar una vida fácil tan sólo hay que mirar para otro lado, agachar la cabeza y aguantar todo tipo de situaciones, da igual que tengan motivo o no, pero el problema viene dado cuando no eres capaz de adaptarte al medio, entonces aparece Mendel y sus leyes y ya sabemos lo que viene después el individuo que no se adapta acaba por morir, y esto tiene aplicación en distintas esferas de la vida, escuela, universidad, trabajo, circulo de amigos, familias, pero ¿y cuándo lo que se nos  pide es adaptarnos a situaciones para las que no fuimos educados que se alejan de nuestros valores? ¿Cuando se nos pide que miremos para otro lado teniendo en la mano la solución de un problema? ¿Tanto cuesta hacer bien las cosas?

Morir o sobrevivir, ahí está la cuestión, o te adaptas o mueres, o te callas o la cagas, la vida es muy complicada y  para aquellas personas que tienen inquietudes aún más, quizás estaría bien poder transformarse en borrego de vez en cuando y seguir el rebaño y no tener curiosidad por que hay más allá, aunque por otro lado, de ningún borrego o manso se ha escrito nada en la historia: héroes, caballeros, santos y Agustinas de Aragón no pasaron a la historia por ser cobardes, sino por todo lo contrario por rebelarse ante su época por defender unos ideales.

El siglo XXI cada vez se parece más a la Edad Media en la que los pobres tenían que callar para poder comer es hacia donde hemos caminado durante años, y ahora recogemos frutos.

A pesar de todo esto, muchos seguirán siendo soñadores, creativos y seguirán intentando que esta sociedad sea un poco mejor, va por ellos esta entrada nocturna que acabo justo cuando acaba de entrar la madrugada.

¡Ánimo mis valientes! ¡Tu puedes cambiar el mundo!

Un comentario en “Hazme un ciento y no me hagas una…

  1. Yo no nací para callarme y eso me ha causado multitud de problemas. Sin embargo, no creo que el mérito sea mío si realmente no puedo evitar ser así. Un beso.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s