¡Un curso más superado!



Queridos amigos:

Una madrugada más vuelvo a escribir en este trocito virtual que es mi blog para compartir pensamientos, sentimientos, experiencias e ideas con vosotros.

Hoy es un día de celebración en casa,  y es que aunque aún no haya acabado el curso del todo, si han finalizado los exámenes, y creo no equivocarme que se han hecho con evaluación sobresaliente.

Las familias son equipos que día a día se juegan la liga de la educación, de la formación, de los valores, del esfuerzo, de la solidaridad, del cariño, del todos para uno y uno para todos, y a los padres nos toca ser los coordinadores de este equipo.

No es tarea fácil, pues el cansancio acumulado de la jornada de trabajo en la oficina, las labores domésticas juegan en tu contra y tenemos que ser los primeros en dominar nuestra voluntad para no anclarnos en la comodidad de esperar que nuestros hijos hagan cosas por si mismos sin ni siquiera saber por donde tirar. Es muy cómodo exigir cuando no nos damos y muy egoísta también, pero cuando se está al pie del cañón su autoestima se refuerza, se sienten importantes y saben que valoras y respetas su principal labor, que no es otra que ser buenos estudiantes.

Sacrificar tu tiempo por el suyo, es sembrar para el futuro, es compartir dejando a un lado el cansancio.

Han sido muchos fines de semana sin salir, unas veces por Ana, otras por Lucía, hasta Blanquita con sus cinco años, ha sacrificado sus tardes de parque para que yo pudiera dedicarle tiempo a las demás. Así funcionamos, hoy me sacrifico yo por tí y mañana te toca hacerlo a tí por mí. Somos una familia y si uno lo necesita ayudamos todos.

No somos perfectos, nos enfadamos, discutimos, nos despistamos, pero por encima de todo eso está el cariño que nos tenemos, mi abnegada dedicación a mis tres grandes tesoros: Ana, Lucía y Blanca, que un año más con esfuerzo, constancia y dedicación han vuelto a conseguirlo de forma excelente.

Hoy es de esos días que puedo sacar pecho y sentirme bien orgullosa, pero también es de esos días en los que el curso a modo de una película ha pasado entero ante mis ojos, sufrimientos, desacuerdos algunas veces con algún que otro profesor, pero siempre desde el respeto que su autoridad representa, para al final, llegar a la conclusión que ha sido un año estupendo, y si me apuráis, ha sido el año de Lucía, de mi pequeña Campanilla que ya tiene 8 años y empieza a convertirse en una niña más centrada y madura, ¡cuánta razón tenía Don Manuel en sus charlas con las madres cuando nos decía que en esta edad comienza a formarse la conciencia en los niños! ¡Cuánta sabiduría en sus palabras!

No hay nada como comprobar que el esfuerzo de todo un curso tiene su recompensa. ¡Enhorabuena campeonas! Ahora a disfrutar del verano.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s