La rebelión de los libros


rinconete y cortadillo
Imagen: Extraída de la página de Bombastic Teatro

Me encantó la obra de teatro de ayer, cuyo nombre da hoy título a la entrada de mi blog, ‘La rebelión de los libros’, y cuánto significado encierran esas cinco palabras.

¿Imaginan ustedes una escena al más puro estilo Tim Burton, con los libros cobrando vida y hablándonos? ¡Ay si leyeramos más! ¡Cuántas cosas mejorarían en nosotros y como consecuencia en nuestra sociedad!

Desde pequeña siempre me gustó leer, sumergirme en miles de historias de intriga, aventura, amor, descubrimientos, suspiros y afán de superación, cada libro entraña un mensaje para el lector, y siempre podemos encontrar algo, único y personal, que otro lector será incapaz de ver, de descubrir, ahí está la magia de la lectura.

Pero leer no solo sirve para transportarnos a escenarios mágicos y conocer personajes variopintos, la lectura es la base del estudio y este a su vez es el gran trampolín, el gran sueño de muchos de poder tener una vida mejor que la pudieron tener sus padres, y así ha sido hasta hace mucho tiempo. Hoy día, diversas políticas para mí inútiles y mal empleadas, han querido mostrar a los niños y por consecuencia a los jóvenes que no hace falta esfuerzo para tener cosas, y ahí fue donde empezó nuestra verdadera crisis, nuestra verdadera decadencia.

No me aparto de que son necesarias las ayudas, por su puesto que sí, pero éstas han de ser merecidas, no valoramos lo gratis, como tampoco valoramos lo público. ¿Qué tú te esfuerzas? Pues aquí está el esfuerzo de todos para ayudarte a llegar a tu meta. ¿Qué no te esfuerzas? Pues podremos intentar que te esfuerces, pero no vas a merecer lo mismo que el que se ha esforzado.

Anoche en el auditorio Costa Rica, más que una rebelión hubo una revolución, Cervantes, Rinconete y Cortadillo, El Quijote, Sancho Panza, el Lazarillo de Tormes y su ciego, Velázquez y su cuadro de ‘Las Meninas’, tomaron vida e hicieron protagonista al público allí congregado, improvisaciones, colaboraciones, la historia contada de forma amena y divertida, y un público entregado que por unos momentos consiguió olvidar todo eso que le preocupa en su mente. ¿Acaso esa no es la magia del teatro? Sin embargo muchos prefieren divertirse yendo a comprar a un centro comercial, o sentados en una plazoleta criticando la ropa de temporadas anteriores que llevan algunas o lo extraña que parece tal o cual.

Leer, estudiar, ver exposiciones, ir al teatro, escuchar música, son auténticos regalos para el alma, preciados tesoros que consiguen transportarte a otros escenarios y esbozar una sonrisa en tu cara cuando recuerdas la experiencia vivida.

Desde aquí mi pequeño y humilde consejo de hoy, lean libros, vayan al teatro, escuchen música, disfruten de nuestra rica y variada cultura.

Un comentario en “La rebelión de los libros

  1. Hoy en día la cultura general está bajo mínimos. Mis propios hijos apenas conocen esas obras de las que hablas, y es que no basta con aprobar el examen. Hay que tener interés y leerlas. Un beso.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s