Un mensaje: Quiero vivir


Ya hace una semana que se marchó mi madre, y si ha habido algo que me ha impresionado ha sido su testimonio ante la enfermedad, vivir por encima de todo, su apego a la vida, sus ganas de luchar, su Fe han hecho posible que sobreviviera a las estadísticas que pronosticaban una muerte segura mucho antes de lo que ha ocurrido.

No voy a negar que desde marzo para acá ese concepto de calidad de vida se iba diluyendo hasta el punto de rezar para que Dios la recogiera de lo que en las últimas semanas ha estado pasando, pero nunca la vi quejarse, jamás renegó de su destino y cuando las fuerzas flaqueaban la escuchaba rezar y ofrecer a Dios su sufrimiento por otros.

Consciente de que el final se acercaba, no tiró nunca la toalla, y cualquier sugerencia del cuadro facultativo del hospital era aceptada con ilusión con la esperanza de mejorar, y esa ha sido la historia de una mujer que siendo aparentemente frágil ha demostrado ser una fuente de fortaleza, y es que la Fe todo lo puede y la comunión con Jesús más aún.

Por eso, creo que es tan importante amar la vida, aceptar lo que tenemos y me refiero a lo bueno y lo malo y luchar para seguir por este camino que no siempre es fácil. Doy gracias a Dios por mis tres hijas y mi marido, que consiguen que mi pena se ahogue en quehaceres diarios y así la cabeza no trabaje en pensar cosas que no debe, como diría Mari Carmen la Rubia, mirarse el ombligo. Dicen que para encontrar consuelo solo hay que buscarlo, y yo lo busco en lo que más quiero en mi familia, aunque gracias a Dios también tengo unos amigos que valen millones y unos compañeros y compañeras de oficina que son lo mejor de lo mejor.

Me quedo con las palabras del Padre Ángel Palomino el día de su entierro cuando dijo que había sido una experiencia de Fe para los sacerdotes y diáconos que le habían dado la comunión el poder disfrutar de ese momento eucarístico día a día con ella.

Ahora ya no sufre, aunque aquí los que nos hemos quedado la echamos de menos, ahora está con su Virgen del Carmen allí en el cielo, junto a el resto de la familia que un día se marcharon, y seguro que desde allí velará por todos nosotros.

Buenos días a todos.

2 comentarios en “Un mensaje: Quiero vivir

  1. Querida Ana: te dejé mi comentario en Facebook, pero aquí quiero dejarte mi cariño y mi sentimiento por la falta de tu querida madre. Como dices, ella ya disfruta del gozo eterno tan merecido, pero los que dejan en la tierra son los que sufren más. qué gran mujer hasta el final de su meta, ojalá sepamos imitarla..
    Mi pésame para tu padre y resto de la familia. Ya es como si os conociera a todos, por favor contad conmigo y mi oración.
    Un beso enorme

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s