¿Por qué los padres no podemos ser como niños?


padres e hijos

 

Me llama mucho la atención, que a veces los mensajes que nos da la Biblia, se quedan en la iglesia y tras salir por la puerta se nos olvidan.

Me encanta esa lectura del evangelio en la que Jesús nos insta a ser como niños, pero que trabajo cuesta. Y en esto de ser padres, se hace más difícil aún.

Muchas veces parece que se nos olvida esa trastada que todos hemos hecho, esa contestación que hemos dado, ese comentario imprudente, o esa locura de la que siempre te arrepentirás debido a lo ridícula que te sentiste después de hacerla.

No comparto para nada de unas veces se gana y otras se aprende, porque siempre se gana al aprender, porque ganamos experiencia.

No comparto ese prototipo de madre autoritaria que está elevada por encima de la vida terrenal de sus hijos, porque no fluye la comunicación, tampoco crea que ser madre sea ser la mejor colega de tu hija, aunque si puedes llegar a ser la persona que guarda sus secretos y confesiones.

Autoridad desde la humildad, y rebobinando el disco duro de los recuerdos. Es verdad que ahora hay cosas que pasan antes que nos pasaron a nosotros, pero también es verdad que nuestras madres pensaban lo mismo, y a la vez nuestras abuelas de nuestras madres, y nuestras bisabuelas de nuestras abuelas.

La sociedad evoluciona, en algunas ocasiones para bien, en otras hacia al abismo. ¿Donde encontrar entonces el punto de inflexión? Complicado. Yo lo busco todos los días, y voy haciendo mis particulares equilibrismos.

Pero si hace unos días hablaba de la palabra confianza, hoy hablo de la palabra igualdad, si te acercas a alguien diciendo, te comprendo a mí también me ha pasado, no como a tí, sino que yo aún lo hice peor, si así ha sido, la otra persona se pone rápidamente con capacidad receptiva para escuchar lo que le tienes que contar, si por el contrario haces espavientos y te asustas por todo, esa persona se siente inferior y se encierra en sí misma, y su actitud es defensiva y no escuchará lo que le tenga que decir, aunque tus argumentos estén cargados de razones.

Vamos que sin ser toreros, hay que ir poco a poco aprendiendo a manejar el capote, eso sí teniendo preparada la espada, por si hubiera que actuar de urgencia.

Por eso, siempre he creído, que si dejamos que esa parte inocente de niño continúe viva en nosotros, nos será más fácil comunicarnos, comprender y actuar, eso sí, siempre sin olvidar, que al asumir el reto de educarles, asumimos también el de ejercer la autoridad, y la autoridad no hace falta ejercerla a gritos ni con soeces, simplemente, manteniéndonos firmes en la postura que consideremos según nuestros principios la más adecuada. La hoja de ruta puede estar equivocada, pero siempre podremos retocarla si el viaje lo requiere, pero sin hoja de ruta dificilmente llegaremos a alguna parte.

Anuncios

Un comentario en “¿Por qué los padres no podemos ser como niños?

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s