Mucha gente pequeña, en lugares pequeños


Dice una frase que me encanta, que mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo.

Pues eso mismo hemos estado haciendo el equipo provincial de VOX este fin de semana que ha sido súper intenso, ayer sábado nos reunimos en el Mesón Coruña, un sitio que no puedo mencionar sin acordarme de mi amigo Paco Rodríguez Jardi, que hace muy poco que nos dejó para siempre, y en el que disfrutamos un intenso día de formación para todo el equipo provincial.

Fue un placer compartir el rol de docente con mi compañera Marta, responsable de movilización, y con todos y cada uno de mis compañeros, disfrutar de una comida casera deliciosa, os recomiendo que cuándo paséis por allí pidáis el jamón al horno con patatas que está de categoría, y también de unas buenas risas.

Querida Pepi, no se me quita de la cabeza tu perfecta imitación, bueno por no hablar de la de nuestro coordinador de Rota, que es una persona capaz de sacar una sonrisa a la persona más seria y triste.

El domingo arrancó madrugador, pues tenía una cita importante, en el convento de las carmelitas descalzas para mostrar ese cariño que tanto mi padre como mi madre le tenían a la Hermanita Cristina. Así que me di un paseo para rezarle a esa pequeña gran mujer de la bonita sonrisa y darle las gracias por tanto y pedirle por muchos.

Al terminar el acto, tocó seguir haciendo papeleo para las listas electorales, y cerramos la tarde con dos reuniones una con los coordinadores de distrito De San Fernando para definir líneas estratégicas, y otra con todos los afiliados de cara a la movilización para el próximo 28-A.

Como cierre de día, tapeo con compañeros de partido en la Montanera, y vuelta a casa. Parece que voy a tener un mes por delante muy intenso, que afronto con muchísima ilusión, responsabilidad y cariño.

Nunca imaginé que me podría pasar a mí


Queridos amigos y amigas que seguís mi blog, hoy empiezo este post con una frase típica como es, “Nunca me imaginé que me podría pasar a mí”, y es que el pasado viernes se hizo pública la lista del senado que VOX ha elaborado para la provincia de Cádiz y en la que tengo el honor de ir de puesto número 2.

Y si he empezado este artículo con un nunca imaginé que me podría pasar a mí, es porque es cierto, jamás me lo podría haber imaginado, y como comentaba el pasado viernes en mi muro de Facebook ha sido todo un regalo inesperado de estos que la vida te da a veces, encontrarme con esta nominación.

Tan solo con este reconocimiento ya me doy por satisfecha, porque no hay nada más grande que un grupo de personas pongan en ti tu confianza, y espero no defraudarles, pero además, el simple hecho de poder defender las ideas que desde 2008, vengo defendiendo en mi blog, es una gran oportunidad. Así que he decidido, convertir esta experiencia en algo compartido para transmitiros que se siente yendo en una candidatura y como es la vida de la precampaña y la campaña electoral.

Se que voy a tener que dedicar muchas horas, y que tendré que apoyarme en mi equipo para sacar el máximo tiempo posible para visitar cada rincón de Cádiz, para conocer en profundidad los problemas de la gente, y poder estudiar soluciones.

Se que ser senadora en Cádiz es difícil, pues como mínimo hay que pasar la cifra de los 184.000 votos y además quedar en primera posición, ya que con la ley dichosa, o se sacan 3, 1 o ningún senador.

No va a ser tarea fácil, y además contamos solo con nuestra ilusión y capacidad de trabajo, porque dinero, lo que se dice dinero, nada de nada. Pero nadie podrá decir que no lo intenté y que no luché por un sueño: Poder ayudar a cambiar las cosas en mi provincia, solucionar problemas y ayudar a los demás. ¡Hay tanto que hacer por mi Cádiz!

Así que os pido una cosita, que me mandéis fuerza y energía, y que recéis para que Dios actúe como considere con esta mujer hiperactiva, soñadora, madre de familia numerosa que tiene la ilusión de ser política.

Gente tóxica


No hace mucho, he venido a topar con una persona tóxica donde las haya, conspiradora, embustera, manipuladora y criticona al máximo, al principio lo estaba pasando muy mal, incluso llegué a sentirme que con ella no controlaba la situación pues lograba sacarme de mis casillas, hasta que un día me acordé de la historia del cubo de basura.

Y entonces me dije, ¿soy yo acaso un cubo de basura? ¿entonces por qué sofocarme con esta historia?

Respiré, medité y decidí que lo mejor que se puede hacer cuando hay malos humos es abrir la ventana, y si hace falta la puerta, y eso ha sido lo que he hecho, abrir la ventana, la puerta y girarme un poco para cerrarla.

Realmente somos nosotros los que tenemos la capacidad de dejar que las cosas nos afecten, o por el contrario hacer que nos resbalen.

Y como dice mi buena amiga Pilar, para superar algo así, has de pensar porqué te afecta, solucionarlo y ya esa persona no podrá hacerte más daño, y eso he hecho, ya se porqué me afecta y le he puesto solución.

Moraleja: Huye de la gente tóxica, de esas que te roban la energía y si no le bailas como ellas quieren te desechan como un kleenex o te critican a tus espaldas, como dice el refrán, si te critican por detrás es porque tu vas por delante…

Buenas madrugadas a todos.

PD (Prometo escribir más por aquí)

Diarrea mental, la tuya


diarrea mental la tuya

Con tanto cagar y tanta diarrea, y con tanta mierda acumulada, creo que como decía la pobre de mi abuela vamos a tener que comprar un “cuponcito” o un décimo de lotería que nos traiga un poco de riqueza emocional e intelectual al panorama nacional, y es que hay cosas que no se compran con dinero, como por ejemplo, la educación y el respeto hacia los demás, sobre todos cuando se trata de personas que piensan de forma diferente a ti.

Y es que si aún no entendéis porque he empezado hablando de evacuar el vientre, quizás tengáis que echar un vistazo a la prensa de hoy, y las declaraciones de Willy Toledo tras pasar la noche en el calabozo por faltar el respeto a la iglesia católica, al declarar que durante la Guerra Civil, fusilaron a personas a causa de su fe e incendiaron iglesias porque “algo harían” y por decir a las puertas de los Juzgados este jueves 13 de septiembre que “los fundamentalistas católicos” deberían “desaparecer de la faz de la tierra”.

Tras haber visionado el video en el que este señor dice que está generando ruido social para que la ley cambie y la Iglesia no tenga tantos derechos en este país, me gustaría decirle al Sr. Toledo que es falso que la libertad de expresión no tenga límites. Los tiene y son más o menos precisos, de hecho, no se puede injuriar sin razón o difamar a una persona o institución. Tu libertad de expresión termina donde comienza la mía, y la de muchas otras personas que como yo, nos sentimos católicos y que no vamos faltando el respeto a otras personas de otras ideologías, religiones o con distinto ideario.

Y como hablando de mierda, hemos empezado este modesto post, me permito desearle mucha mierda, como dicen ustedes en el mundo del séptimo arte, porque la va a necesitar, porque realmente da usted muchísima pena, que en vez de ser noticia por sus producciones de cine y televisivas, tenga que serlo como el pelele de la izquierda que reclama su momento de éxito.

Educar en igualdad o educar en feminismo


Hoy me gustaría hacer una reflexión sobre el feminismo. Mi madre siempre decía que los extremos acaban tocándose y que en el equilibrio estaba la virtud, sin embargo si escucháramos a mi hija de 18 años, nos diría que el feminismo no es ningún extremo, sino la defensa de la mujer para visibilizarla en una sociedad que siempre la ha ignorado.

Son las visiones de dos mujeres, una nacida en 1951 y otra nacida en el año 2000. Pero el feminismo al que se refiere mi hija es aquel que iguala a la mujer, o al menos eso es lo que ella quiere creer, y siempre me argumenta que el feminismo extremo se llama hembrismo y que ella no pertenece a ese colectivo.

Y yo que me encuentro en distancia generacional entre las dos, como el relleno del bocadillo, quizás eso de ser la generación del sandwich me haya gustado y aproveche para mencionarlo aquí, pienso que si de verdad el feminismo buscara tan solo visibilizar a la mujer, los datos online serían diferentes, y si no, juzguen ustedes mismos:

educar en feminismo

Este dato que os ofrezco y que está extraído de una de las herramientas que utilizo para mis estudios de palabras clave para posicionar a clientes me alerta de un crecimiento de la tendencia de uso de este término de búsqueda en los últimos doce meses del 967%, es decir, la búsqueda se ha incrementado en casi un mil por ciento, sobre todo a partir de 2018.

educar en igualdad

Sin embargo, el término igualdad, que según me dice mi hija es el término que defiende la corriente feminista solo ha crecido un 255% en las búsquedas. Curioso el dato, ¿verdad?

Pero permitidme que os ofrezca un dato más, sobre educar en valores, algo tan necesario para el crecimiento personal y en consecuencia para el crecimiento de nuestra sociedad.

educar en valores

Como podéis comprobar, es la que menos crecimiento tiene en comparación con educar en feminismo. ¿Quiere decir esto que nos importa menos educar en igualdad y en valores que educar en el feminismo?

Creo que nuestra huella digital, esa que todos dejamos cada día cuando nos desplazamos online, con nuestras rutas, visitas a webs, comentarios en redes sociales o artículos en blogs como este que en estos momentos estoy escribiendo yo, nos está delatando y quizás el feminismo no sea tan bueno como nos lo quieren pintar, porque de ser así, ¿por qué no enterramos conceptos casposos y damos paso a trabajar para conseguir una sociedad donde haya más igualdad entre personas sin importar el sexo?

A %d blogueros les gusta esto: