Ébola: Y el silencio se hizo…


ocadizdigital teresa romero

¿Dónde están todos esos detractores y justicieros que han estado dando tanto la lata con el tema del ébola? Parece que ahora la curación de Teresa no es tan importante como su contagio. Parece que ahora la profesionalidad del equipo sanitario no merece una felicitación, parece que ahora los medios de comunicación no exprimen sus teclados para contar a los cuatro vientos el milagro ocurrido.

Y es que en este país que cada día se acerca más a ser una república bananera, parece que solo nos gusta alardear de lo malo, y que las cosas buenas, esas solo las miramos en otros, pero lo nuestro que trabajito que cuesta.

Me alegro mucho por Teresa, me alegro mucho por esos profesionales sanitarios que han conseguido poner el tratamiento adecuado y lograr que lo de esta chica haya quedado en una pesadilla, y seguro, a bien seguro, que ese religioso al que ella cuidó, desde el cielo ha intercedido por ella, para que siga aquí, y se recupere. Los que creemos, sabemos que Dios siempre da el ciento por uno.

Estoy cansada de una sociedad hipócrita que se apena por un pobre perro, pero que vuelve la cara a la desgracia de las personas, de una sociedad que prefiere matar niños a dar soluciones a las familias en régimen de exclusión social, de una sociedad que pretende venderte que lo fácil es lo mejor, cuando está demostrado que lo que realmente funciona es el trabajo y  la constancia.

Y es que trabajo y constancia, a pesar de las críticas, a pesar de los temores, a pesar de los miedos, es lo que ha permitido que este grupo de profesionales, que han cuidado a Teresa, hayan conseguido salvarla.

¡Enhorabuena!

PD: A todos los exaltadores, espero que sigan exaltándose ahora con tanta intensidad por todos esos seres humanos, hombres, mujeres y niños que mueren en África y que ni siquiera tienen la calidad de vida que tenía el perro de Teresa.

Alhambra o alambrada, this is the question


me considero un bellezon

Puede sonar a que se me ha ido la cabeza con el título de la entrada de hoy, pero no es así. Se me pudo ir la cabeza anoche cuando haciendo zapping vi en Cuatro el nuevo programa ‘Adán y Eva’, un Reality Show donde ‘lo mejor de la inteligencia española’ se da cita para ganar dinero y hacerse famoso, siguiendo esa particular línea que se abrió hace unos años, de abandonar la cultura del esfuerzo por el asalto a la fama con el todo vale.

Está claro que cualquier persona normal que se precie no iría nunca a un programa así, por lo que la muestra a estudio no es muy representativa en cuánto a juventud española se refiere. Pero claro, una cosa es que no represente y otra cosa es el ejemplo que se da a muchos adolescentes con este tipo de concursos.

Pero ni siquiera voy a entrar ahí, y mira que el tema daría para hablar largo y tendido, casi tanto como esos folletines de la radio que nuestras abuelas escuchaban antiguamente.

Hoy me voy a quedar con la esencia. ¿Es posible que una mujer no sepa que significa polivalente? ¿O no sepa que es la Alhambra siendo española? ¿O que piense que Manzanares es una variedad de manzana?

Lo de anoche fue vergonzoso, y deja muy mal a una parte de nuestra juventud, que no se merece que ejemplos así salten a la palestra televisiva para ayudar aún más a extender esa imagen de Ninis que ya muchos tienen. Y es que claro para los concursantes de este programa parece que es más importante la depilación púbica que la cultura, en fin, ahora si queréis llamarme casposa o facha….

Un poco de locura por favor


locuras

Cuando alguien actúa de una forma poco convencional, las críticas llueven por todas partes, y se empieza a oír eso de Fulanito, Menganita, están locos. Con mucha facilidad utilizamos este calificativo con la gente que demuestra salir de la masa aborregada, no voy a negar que haya actos o comportamientos que nos resulten extraños y no sean adecuados, pero a veces hay locuras que se hacen por otros motivos: altruismo, amor, solidaridad, proactividad, generosidad,etc.

Ser sensibles a los problemas de los demás, ofrecer tu mano a quien lo necesita, no es estar loco, es ser valiente, y generoso. Y sinceramente, ojalá hubiera muchos locos y locas así por el mundo, dispuestos a dar un poquito de ellos mismos por hacer esta sociedad un poquito mejor.

Pero por desgracia, los acomodados, las mentes mediocres, los egoístas, los cobardes, siempre intentan empañar las acciones que algunas personas hacen con el corazón, porque esos sentimientos puros y sinceros son la mayor arma para recordarles a esa gentuza que ellos no tuvieron las narices suficientes de hacer algo cuando pudieron. Y es que de Pilatos, está el mundo lleno, gente que día a día se lavan las manos, y que piensan total conmigo no va esta historia, y que se creen que por cumplir las normas, ya son excelentes y magníficas personas.

A esos les recuerdo la lectura del Joven Rico, el cumplía las normas, pero su egoísmo le impidió seguir a Jesús. Desde pequeña, mi madre me enseñó a no ser egoísta, a compartir, y a ofrecer mis dones en beneficio de los demás. Siempre me lo decía, hija si tienes un don no solo es para ti, si puedes ayudar ayuda, así que entre mi madre y los videos sensibilizadores de las monjas misioneras que nos daban charlas al venir de África en la Compañía de María, forjé mi conciencia social, que no digo que sea la mejor, ni la peor tampoco, pero si que es una conciencia social sensible a los problemas de los demás.

Que estoy loca, pues puede que sea cierto, que muchos pueden pensar que hago cosas que no son muy normales, pues también, pero lo que siento ahora, eso es indescriptible, esa sensación de paz conmigo misma, esa satisfacción al irme a dormir con una sonrisa en mi cara, y dando gracias a Dios por permitirme construir cosas, por haberme dado la responsabilidad de ser madre de una familia numerosa, eso no tiene precio.

Hay que estar loca para meterte en el lío de sacrificar tu feminidad, tu lado vanidoso, y darte a los demás relegándote en último lugar, para ir a la peluquería cuando las canas ya se han apoderado de tu cabeza, y no las puedes disimular cambiándote de lado la raya del pelo, o repetir varias veces en la semana modelito porque este mes tocaron zapatos para todos a la vez, y el que viene tocará seguro otra cosa.

No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Eso me dicen, y yo digo que es más feliz quien ama y se siente amado, a pesar de las dificultades, de esos momentos tensos, de esas situaciones en las que tienes la sensación que se te desborda tu casa, tu familia y tu vida, en las que hacen aguas hasta las cortinas, y es entonces, cuando no puedes más, cuando llega un abrazo, y otro, y otro, y ves como sus caras te están reconociendo tu esfuerzo y cariño hacia ellos, y llega la humildad y los buenos propósitos, y poco a poco y casi sin esperarlo, llega el día que ese objetivo por fin se consigue, y de nuevo vuelta a empezar.

Creo que ser madre es muchas veces como ser Míster en un Derbi de Fútbol, te la juegas todas, y encima están esas otras personas que piensan que lo pueden hacer mejor que tu misma, y empiezan con sus cantinelas. Es que hija, hay que ver en que fregados te metes, como no tienes bastante….

Y siempre les contesto lo mismo, desde pequeña siempre me gustó saltar en los charcos.

La importancia del ejemplo


2014-07-30 21.36.50

Esto de dar ejemplo es más que difícil, porque hablar, dar consejos y dar opiniones es una cosa bastante fácil, pero ponerse manos a la obra, y remangarse, eso ya es harina de otro costal.

Y es que las madres tenemos la difícil misión de obrar de forma acorde con nuestras palabras e instrucciones, sobre todo cuando se trata de educar a nuestros hijos. Y si no hemos sido capaces de hacer aquello que tantas veces les repetimos a los peques de la casa, no queda otra, que hacer un acto de humildad y decir, ves Fulanito, esto que tanto dice mamá que no se debe hacer, y sin embargo mami hoy se ha equivocado y lo ha hecho, por eso te pido perdón cariño, por cuando te digo a ti que tu lo hagas y no lo consigues, y es que mamá también se equivoca y mucho. Así es como lo hago yo con mis petardillas.

Pero claro, en una familia, no solo consta el ejemplo de la madre, y del padre, también hace mucho el ejemplo de los hermanos.

Ayer tarde, me llamó mucho la atención un detalle de mi hija Blanca. Le pedí la agenda escolar para firmársela, como hago a diario, y pude observar que a cada tarea escrita le había ido punteando con un bien pequeñito de color rojo y una carita.

Y es que Ana su hermana mayor, y Juanjo, cada vez que completan una parte de su tarea, puntean en rojo en la agenda.

No pude evitar reírme un montón, y coger la agenda y dirigirme hacia la cocina donde estaban los dos merendando, y enseñarles la agenda de Blanca. Ana se reía y Juanjo sonrió y dijo ¡Que mona por Dios! Y entonces le contesté, ¿Veis lo importante que es el ejemplo?

Y es este ejemplo, el que hace que en las cuestas grandes de mi propia aventura de ser madre, estos pequeños detalles, me hagan ver que estoy en el camino correcto, y que hay que seguir adelante, y lo mejor, cada vez con más ayuda, porque estos petardos mayores cada día colaboran más, aunque claro, haya día de despistes como los tenemos todos.

IKEA y Corte Inglés: Dos formas distintas de entender al cliente


ikea jerez

Esta mañana he ido con mi padre y mi hermano Manolo a comprar unos muebles auxiliares a IKEA de Jerez. Cuando llegamos al establecimiento a mi padre le dió un desvanecimiento, y entre mi hermano y yo tuvimos que sujetarlo para evitar que se cayera. En ese instante, el guardia de seguridad detectó el incidente y sin pensarlo actuó rápidamente dándonos auxilio, y trayéndole un refresco de cola a mi padre para que se le subiera el azúcar. Pero la cosa no quedó ahí, este señor nos ofreció rápidamente la posibilidad de que los servicios médicos del centro pudieran atenderle, y una silla de ruedas por si fuera necesario para facilitarnos el poder finalizar las compras.

En principio, rechazamos amablemente su invitación, y al recuperarse mi padre seguimos en el centro comercial buscando los muebles que habíamos ido a adquirir, y de nuevo volvió a darle el desvanecimiento a mi padre, en esta ocasión más fuerte, y fue cuando de nuevo este profesional volvió a aparecer como si de un ángel se tratara y llamó al servicio médico, y nos facilitó la silla de ruedas.

No tengo palabras para agradecer el cariño y la humanidad que hoy hemos recibido, y esto me ha hecho pensar en un incidente similar que ocurrió en el Corte Inglés de Cádiz hace un mes y medio aproximadamente  con mi  padre también, el trato fue totalmente distinto, inhumano, distante, es más recuerdo que hasta tuve que ir a Atención al Cliente, a poner una hoja de reclamaciones por el trato recibido.

Es por lo que hoy aprovechando lo ocurrido he querido hacer una comparativa entre ambos. Y la respuesta es fácil, IKEA solo decir que volveré cuando tenga que ir a comprar, porque me han hecho sentirme como en casa, El Corte Inglés, pues que cada vez les tengo más tirria y lo veo una empresa más cutre pero con aires de falso pijerío.

Lo curioso del caso, es que en IKEA no nos conocía nadie, éramos clientes anónimos y nos trataron con exquisitez, en el Corte Inglés conocen a mi padre de toda la vida, saben que es un buen cliente, y sin embargo, al no estar esos ‘amigos’ que le conocen, nadie le socorrió. Yo creo que ante una situación de este tipo la humanidad ha de imperar al conocimiento o al gasto que el cliente realiza en un establecimiento, y en el Corte Inglés todo funciona en función de si tienes su tarjeta o no, o en función de si gastas mucho o no, una política bastante equivocada.

Por todo esto, yo me quedo con la atención de IKEA, y desde aquí le mando un fuerte abrazo y le deseo todo lo mejor a ese gran profesional y mejor persona que nos ha atendido hoy en la tienda de Jerez, y le deseo que Dios le ayude porque personas así son las que nos hacen día a día la vida más fácil.

En cuánto al Corte Inglés, mejor que espabilen, porque su política anticuada y casposa, les acabará pasando factura, y si no que se acuerden de ese gran gigante que ellos en su día engulleron: Galerías Preciados.

Buenas tardes y buena suerte.

Solucionario libro Matemáticas 4º ESO Opción B


Como todos los años, preparo el material que durante el curso me ayudará a facilitar el estudio a mis hijas, y éste no iba a ser menos. Así que he estado navegando por la web y recopilando materiales. Pero este curso tenemos a uno más en casa, se trata de Juanjo que también se apunta a compartir tarde de estudio con la familia, y claro ha habido que prepararle a él su carpeta también.

Aquí os dejo el solucionario de matemáticas de este libro, que os puede venir genial si tenéis alguna duda con respecto a la resolución de un ejercicio. Para descargarlo, tan sólo tenéis que pinchar sobre la imagen.

mates juanjo

Porqué no voy a comprar un diccionario nuevo de inglés


El diccionario que la profesora de mi hija quiere que compre con 60.000 vocablos.

key diccionario

El diccionario que tiene mi hija desde el curso pasado con 160.000 vocablos.

Los que hemos estudiado sabemos que a lo largo de nuestra trayectoria académica nos hemos topado con distintos profesionales de la enseñanza, aquellos que marcaron huella en nosotros por su entrega y dedicación, y por hacernos amar determinadas asignaturas, y otros lo hicieron por sus defectos, y luego está ese tercer grupo de los que pasaron sin pena ni gloria, porque ya ni siquiera nos acordamos de ellos.

Este curso, a una de mis hijas le ha tocado una profesora de inglés ‘especial’, lo primero que escuché en las leyendas de la puerta del colegio fue: ‘Adviértele a tu hija que ni se le ocurra decir que está en una academia de inglés’, y pensé, ¡Bah, que exageración por Dios! Y es que desde hace mucho tiempo, me gusta comprobar las cosas por mí misma y no hacer caso a las habladurías, pero por desgracia, esta vez las leyendas dejaban corta a la realidad.

En poco menos de un mes de curso, esta señora ha amenazado a los alumnos con que si no compran un diccionario determinado, y un cuaderno de espiral con cinco separadores de colores, los niños y niñas a los que da clases recibirán un punto negativo en su asignatura.

Imaginaros la cara de mi hija, cuando vino contándolo a casa. Mamá por favor, me tienes que comprar un diccionario nuevo de inglés, ‘Doña Fulana’ dice que tenemos que comprar tal modelo y marca. Me senté con mi hija y le dije, mira el diccionario que tu tienes del pasado curso es mucho mejor que ese que la docente está pidiendo, y lo compramos el curso pasado, por lo que yo no voy a desembolsar dinero en un diccionario nuevo, porque bajo mi criterio de madre y tutora legal de la alumna, no es necesario ese gasto, y mi economía no está para tirar los euros alegremente.

El diccionario que esta señora obliga a comprar bajo amenaza de una mala calificación contiene 60.000 vocablos, frente a los 160.000 vocablos del que yo tengo en mi casa, y esa es razón más que suficiente para que no desembolse dinero en un producto que no aporta nada al material de estudio de mi hija. Además según la legislación de educación vigente, ningún profesor puede obligar a comprar un determinado modelo de diccionario, en todo caso, puede recomendar por su experiencia cuál es el más adecuado, pero nunca obligar.

Jamás he escatimado en medios para la educación de ninguna de mis hijas, y los que me conocen lo saben bien, pero esto lo considero un gasto absurdo, e innecesario. Pero no es la única de sus paranoias, hay más aún. Dos de mis hijas son zurdas, casualmente una de ellas, es la que está con esta profesora, también ha puesto pegas a su cuaderno para zurdos, quiere que sea de espiral. ¿Sabe usted la tortura que es para un zurdo escribir en un cuaderno de espiral? ¿Se ha informado usted del nivel de presentación de mi hija en cursos anteriores? ¿Ha leído usted su informe académico? Sinceramente, espero que como docente, su nivel de inglés esté a la altura de su gran exigencia, pero perdóneme que lo dude.

En casi tres semanas de curso, mi hija ha recibido dos amenazas de la docente, hecho que ya he comunicado al director del centro que me ha dicho que tengamos paciencia con ella, por determinados temas personales de esta profesional que no voy a comentar aquí, pues bien, mi paciencia comienza a agotarse. Si hay una tercera vez, habrá una carta por escrito a la dirección del centro, y si la respuesta no es la esperada, iré a delegación de educación. Hay muchos profesores y profesoras en paro que seguro que no tienen estas paranoias.